16 de enero
Lunes
Poco nublado con tormentas
22°
33°
Martes
Parcialmente nublado
23°
34°
Miércoles
Mayormente despejado
22°
36°
Jueves
Mayormente despejado
22°
36°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 19 de diciembre de 2016, 16:47

Quintanilla: "Es una pena que el Dakar 2017 no pase por Chile"

Santiago de Chile, 19 dic (EFE).- El piloto de motos de rally Pablo Quintanilla, que se prepara para el Dakar 2017, afirmó hoy que es "una pena" que la carrera no pase por Chile durante un acto de presentación de un coche celebrado en Santiago.

"Es una lástima que Chile no tenga el Dakar sabiendo todas las condiciones que hay para los rallys. El número de competidores chilenos baja al no haber apoyo porque la carrera no pasa por el país", indicó Quintanilla en entrevista con Efe.

El piloto desveló una conversación con la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, en la que la mandataria le tanteó para que encabezase las negociaciones para que la carrera regrese al país tras dos años de ausencia.

"Creo que ella tenía interés y yo también le dije que estaba cien por cien interesado en poder apoyar en todo lo que pudiera y tratar de regresar la carrera a Chile", comentó.

Quintanilla, campeón del mundo de cross country en 2016, remarcó que su objetivo es mejorar el tercer puesto del año pasado, cuando también ganó una etapa.

"La presión en esta carrera es algo incómodo y que te puede jugar una mala pasada en algún momento. Mi objetivo es seguir en la misma línea de trabajo e ir día a día sacando las etapas adelante porque hay muchos factores que no se pueden controlar", insistió.

El piloto de Valparaíso reconoció que aún tiene errores que mejorar, pero destacó que pretende aprovechar la inercia positiva del título mundial.

"Salir campeón del mundo es algo que todos los pilotos deseamos. Le dediqué mucho tiempo y finalmente, después de mucho esfuerzo, lo pude lograr. Tener un título así te genera una confianza extra y al mismo tiempo te hace sentir que trabajas por un buen camino".

Quintanilla también se sumó a la corriente que opina que esta edición del Dakar es la más exigente desde que se celebra en Sudamérica y destacó que la altitud -en varias etapas se rodará por encima de los 3.500 metros- y los problemas de navegación serán los mayores retos a los que se enfrentarán los pilotos.

"Hasta ahora, lo que más hemos tenido son tres días en altura y se ha notado. Va a ser una sorpresa para todos y esperamos salir sin dificultades", explicó.

El Dakar es omnipresente en la vida de Quintanilla, que incluso ha dedicado varios tatuajes de los muchos que pueblan su cuerpo a la carrera.

"Todos tienen un significado especial. Alguno está relacionado con el Dakar: un dragón de la mitología japonesa que representa la fortaleza, el cuidado y la inteligencia para poder hacer bien las carreras", confesó.

El piloto, que encara su quinta participación en la prueba, añadió que su sueño de ganarse la vida encima de la moto comenzó cuando entrenaba con trece años junto al malogrado piloto Carlos de Gavardo.

"Hicimos muy buena amistad. Siempre me compartía su experiencia y sus recuerdos de África y siempre sentí ese deseo de poder estar algún día en su lugar. Ahí empezó el sueño de estar hoy en día como el único chileno en un equipo oficial, corriendo el campeonato del mundo y siendo considerado uno de los pilotos mas fuertes de la disciplina", agregó.

Quintanilla asume los riesgos que tiene el Dakar, que incluso ha dejado varias víctimas mortales en los últimos años.

"Como piloto sabes qué consecuencias hay. Nunca estás pensando en este tipo de situaciones, te preparas lo mejor posible, pero hay factores que no puedes controlar. Nunca he sentido miedo. Y si alguna vez lo siento, voy a colgar el casco".

Javier Ureta Ibáñez