8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Especiales
viernes 29 de julio de 2016, 15:07

¿Quién es Jarvis Chimenes Pavão?

Jarvis Chimenes Pavão (42) nació en la ciudad brasileña de Ponta Porã, frontera con Paraguay. "El barón de la droga" -como le llaman en el Brasil- burló durante 15 años a la Justicia. Una operación internacional lo capturó en la ciudad de Yby Yaú, departamento de Concepción, donde vivía en una lujosa estancia.

Por Rodrigo Houdin I @rodrigohoudin

El 29 de diciembre del 2009 se daba la noticia sobre la captura de Jarvis Chimenes Pavão, quien vivía como todo un rey en la estancia 4 Filhos.

Entre las comodidades que tenía en ese entonces se encontraban: una piscina climatizada, salas de juegos y gimnasio, cocina con muebles de mármol, equipos de karaoke al aire libre, quinchos con sofá de cuero importado, así como vehículos lujosos y una avioneta.

Los medios brasileños mencionan a Chimenes Pavão como un traficante de drogas en Paraguay y proveedor de estupefacientes a la zona de Santa Catarina, Brasil.

Según la Justicia del vecino país, al momento de su captura, el mismo llevaba al menos 15 años en el narcotráfico.

En el año 1994, Pavão cayó preso en Camboriú por la incautación de 25 kilos de cocaína. El mismo contrató a los mejores abogados de la región y así consiguió su libertad.

Embed

Negocios, las FARC y el EPP

Entre los años 1994 y 2000, los agentes federales lograron reunir pruebas que lo vinculaban con el narcotráfico y lavado de dinero. Sin embargo, Jarvis se fugó hacia el Paraguay, desde donde manejaba el tráfico de drogas con amplia protección policial.

La Policía del Brasil descubrió que "el barón de la droga" montó una empresa de exportación de cervezas en Pedro Juan Caballero, la cual utilizaba, siempre según información de inteligencia, como fachada para enviar droga a Colombia. A su vez, la firma intercambiaba la mercancía por armas a la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Los vínculos entre las FARC y el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), según las fuerzas de seguridad del Paraguay, estarían actuando como protectores de narcos que operan en el Norte, y las investigaciones de la Policía Federal del Brasil expuestas por medios de comunicación del vecino país podrían vincular a Pavão con este grupo criminal.

El senador Eduardo Petta, en una conferencia de prensa realizada el pasado 28 de junio del corriente, señaló que el traslado de Jarvis Chimenes Pavão de Tacumbú a la Agrupación Especializada, tras hallarse dinamita en una de las paredes, podría estar vinculado al EPP.

Petta incluso habló de que el grupo criminal habría secuestrado a un adolescente, colono menonita, en la colonia Río Verde de San Pedro, solo días después de que se ordene el traslado de Pavão del penal de Tacumbú -donde tenía un lujoso penthouse- hasta la Agrupación Especializada.

Contraria a esta versión, la abogada de Jarvis, Laura Casuso, salió con declaraciones en las que afirmó que su cliente ayudaba económicamente a las fuerzas de seguridad paraguaya para la lucha contra este grupo criminal, lo que no fue negado ni confirmada por ninguna autoridad.

Según las investigaciones que consiguieron su condena, la organización de Jarvis se expandió a Bolivia y con su propio avión hacía entregas en San Pablo, Brasil, y distribuía a pequeñas organizaciones del Estado de Minas Gerais. Esta mercancía era comprada en Amambay. Según sospechas de la Policía Federal del Brasil, el 80% de la droga llegaba a la zona del Balneario Camboriú e Itajaí.

El mismo tenía una empresa de venta de autos en Santa Catarina y posteriormente migró a la zona de Camboriú, desde donde también controlaba sus negocios.

Jarvis Chimenes Pavão fue condenado a 17 años y ocho meses de prisión por narcotráfico, sentencia firmada por el juez federal Odilon O Reis y dictada por el Tribunal de Justicia de Santa Catarina. En Paraguay está condenado por lavado de dinero y espera el proceso de extradición al Brasil.

Su captura

Embed
El 29 de diciembre del 2009, una alianza internacional entre Paraguay, Estados Unidos y Brasil, tras el trabajo de inteligencia por más de un año y el cambio de varios hombres en instituciones antidrogas y de seguridad del Estado paraguayo, se capturó a Jarvis Chimenes Pavão en la estancia "4 Filhos", ubicada en Yby Jaú, departamento de Concepción.

El grupo operativo debió ser reducido varias veces, ya que antes se habían filtrado informaciones que impedían su captura. El operativo tuvo como principal característica la sorpresa, y fue así que alrededor de las 05.00, bajo una tormenta, se procedió a capturar a Pavão.

Tras su captura y bajo un gran despliegue de seguridad, el condenado por lavado de dinero en Paraguay y narcotráfico en Brasil fue llevado a la Penitenciaría Nacional de Tacumbú.

Embajador narco

Ya en el año 2014, una investigación periodística del Brasil, titulada "Los embajadores del Narcosul", realizada por la cadena Globo, reveló –según informes de inteligencia– que llevaba una vida de lujo dentro de la penitenciaría de Tacumbú.

Según otra publicación del segmento Extra de Globo, el capo narco pagaba a las autoridades penitenciarias de Tacumbú unos USD 300 por día para tener privilegios.

El texto señalaba que la vida de Chimenes en Tacumbú era un beneficio antes que un castigo por sus crímenes. "Tiene una oficina de 20 metros cuadrados, equipado con dos computadoras, impresora, televisor de pantalla plana y nevera. En la puerta, cuenta con guardias exclusivos", detalla.

Siempre según la publicación, Pavão hacía de embajador del tráfico de drogas en el Mercosur desde su lujosa celda en Tacumbú.

Embed

En aquella ocasión, el ex director de Tacumbú y destituido como director de institutos penales, Artemio Vera, negó que el mismo tenga algún privilegio y afirmó que este estaba separado de la población común de la penitenciaría "por cuestiones de seguridad".

Escándalo en Tacumbú

El pasado 25 de julio se encontró un kilo de dinamita en gel –similar a la utilizada por el EPP en sus golpes– en una de las murallas del penal de Tacumbú, Asunción. La misma estaba lista para ser detonada, incluso intentaron prenderle fuego a la mecha, pero no explotó.

El explosivo intentó ser utilizado para hacer un hueco en uno de los muros, específicamente en el Pabellón 3, conocido como Adventista, lugar cercano a la celda de Jarvis Pavão. Sin embargo, el fiscal Joel Cazal, quien investiga el caso, afirmó que era imposible que Jarvis sea el beneficiario de algún plan de fuga ya que este no tenía acceso al lugar.

Tras el incidente se ordenó el traslado del "barón de la droga", pero existieron llamativas actuaciones que impidieron que el mismo salga de Tacumbú, por lo que luego fue destituida la ministra de Justicia, Carla Bacigalupo, y como encargado de Despacho asumió Ever Martínez Fernández, hijo del ministro de Defensa, Diógenes Martínez.

El penthouse de Jarvis Pavão y sus obras

Tras el traslado de Chimenes a la Agrupación Especializada y el cambio de autoridades, las nuevas autoridades penitenciarias revelaron las comodidades y privilegios con los que contaba el recluso en Tacumbú.

Embed

La exposición de los beneficios de Pavão conllevó la reacción de su abogada, quien no solo cuestionó el traslado, sino también sacó a la luz una serie de obras y aportes que el recluso dejó en la penitenciaría desde que ingresó en el año 2009.

Una cancha de fútbol, una capilla, una biblioteca, un comedor, salario para cocineras, un pabellón para 120 personas, alimentos para 80 reclusos, baños y hasta una nueva habitación para el director del penal son algunas de las obras que –según la abogada Casuso– su cliente dejó a la cárcel.

Laura Casuso comentó que su cliente no comía el mismo menú que los demás reos, relató que se alimentaba de restaurantes por su seguridad.

Todas las obras realizadas y la remodelación de su celda, que entre otras cosas tenía la pared revestida en piedra, muebles hechos a medida, un somier, un juego de sofá, un lujoso baño, aire acondicionado, televisión y equipo de audio, debían ser aprobadas por las autoridades penitenciarias, quienes a su vez eran las mismas que negaban la existencia de dichos privilegios.

Embed
Finalmente, por orden del presidente de la República, Horacio Cartes, y tras un intento fallido, personal táctico a cargo del Grupo Especial de Operaciones (GEO) trasladaron a Jarvis Chimenes Pavão a la Agrupación Especializada, donde actualmente guarda reclusión. Su defensa apeló el traslado, pero no consiguió que sea revocado.

Pavão guarda reclusión en la Agrupación y lo único que pudo llevar de su anterior penthouse es su somier. Ahí, permanecerá hasta que se concrete su proceso de extradición, salvo que las nuevas autoridades penitenciarias ordenen que sea llevado a otro reclusorio.

Nota vinculada: Tacumbú: Las seis excentricidades halladas en la celda de Jarvis Pavão

Embed