19 de enero
Jueves
Mayormente despejado
25°
37°
Viernes
Parcialmente nublado
24°
35°
Sábado
Parcialmente nublado
24°
36°
Domingo
Parcialmente nublado
24°
36°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 7 de enero de 2017, 01:00

Quien daña a campesinos toca a la Iglesia

Después de Curuguaty, de la expulsión indígena de Sauce y de los tres desalojos campesinos en Guahory, ha llegado la hora de que cada ciudadano desde su concepción de vida sea valiente. Como cristiano, hoy doy mi aporte.

“Quien daña a campesinos, toca a la Iglesia”. “Quien desaloja a un campesino con injusticia y violencia, lo mete preso o imputa siendo inocente, hace con él la farsa de un juicio y lo condena muchos años de cárcel, está negando a la Iglesia”.

¿Por qué? Porque la Iglesia tiene como objetivo la defensa de los que Dios más ama: los empobrecidos y pobres del mundo.

¿A qué parte de la Iglesia me estoy refiriendo? Primeramente a la Iglesia institución: Papa, obispos y sacerdotes.

¿Cómo? Con sus palabras y hechos deben luchar contra las injusticias hechas a indígenas y campesinos. El papa Francisco lo hace todos los días. Obispos y sacerdotes, salvo excepciones, pocas veces o nunca. No basta una cita de compromiso en una nota. Hemos de denunciar personalmente con fuerza, en concreto, al presidente y ministros por permitir policías y militares injustos y a senadores y diputados y a fiscales y jueces y Corte Suprema de Justicia, que toman parte activa contra los empobrecidos.

La Iglesia institución tiene el poder coercitivo, excomunión, cuando conscientemente son injustos con indígenas y campesinos.

Autoridades del Paraguay: si ustedes son católicos, tienen que saber que con Dios no se juega maltratando a indígenas y campesinos. Asuman las consecuencias.

En segundo lugar, está la Iglesia pueblo de Dios compuesta por millones de laicos agrupados en congregaciones religiosas o en comunidades de base, parroquias, diócesis.

Les digo lo mismo que al clero. Nuestra fe cristiana nos obliga a estar presentes donde se defiende a indígenas y campesinos. Un cristiano adormecido en esto, no es cristiano. Escribo esto con mucho amor a todos.