7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 6 de septiembre de 2016, 09:17

Putin sacrificará a Medvédev tras las elecciones, según un líder liberal ruso

Moscú, 6 sep (EFE).- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, sacrificará al primer ministro, Dmitri Medvédev, tras las elecciones parlamentarias del 18 de septiembre, aseguró hoy el histórico líder liberal ruso, Grigori Yavlinski.

"Hay que sacrificar a alguien por la crisis económica. Medvédev será la víctima", dijo Yavlinski en entrevista con Efe.

Medvédev es el líder del partido del Kremlin, Rusia Unida (RU), que buscará renovar la mayoría absoluta, pero que cuenta, según los sondeos, con una intención del voto del 44 %, la más baja de su historia.

"Para Putin es lo lógico, es lo que más le conviene. Dirá que Rusia Unida no logró la mayoría, que la opinión del pueblo es lo más importante para él y reaccionará en consecuencia", explicó Yavlinski.

En su opinión, "Putin tiene un plan (relevar a Medvédev). Y después habrá que llegar a las elecciones presidenciales de 2018, tras lo que nadie sabe qué pasará. Lo único que sé es que no será nada bueno".

El sustituto de Medvédev será probablemente un político de corte conservador, como el alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, más que un liberal como el exministro de Finanzas Alexéi Kudrin, estrecho colaborador de Putin hasta su destitución en 2011, asegura.

La destitución de Medvédev es un tema recurrente en la política rusa desde hace meses, en gran medida debido a la crisis económica y a desafortunadas declaraciones públicas, como cuando reconoció que "simplemente no hay dinero" en el presupuesto, por lo que sus índices de popularidad han caído por los suelos.

Yavlinski, fundador del partido Yábloko, considera que los resultados electorales de RU no influirán en el posible adelanto de las presidenciales, algo que algunos analistas y opositores ya dan por hecho.

"Putin convocará elecciones presidenciales cuando le venga bien. Si ve que la situación empeora, las adelantará. Los factores económicos y la situación de Rusia en el mundo serán decisivos", precisó.

Al respecto, se mostró convencido de que "los rusos se decepcionarán y el electorado de Putin disminuirá tarde o temprano por razones objetivas: crisis económica, guerra en Ucrania y en Siria".

"La vida pondrá a cada uno en su sitio. Los precios suben y los ingresos bajan. La gente siente que no tiene perspectivas de futuro. El aislamiento internacional, los escándalos deportivos. La gente empieza a darse cuenta. La pregunta es si esa gente ya es mucha o aún es poca", destacó.

Por ello, agregó, "Putin hace todo lo posible para que las elecciones pasen desapercibidas. Esto no había pasado nunca en los últimos veinte años. Quedan dos semanas y si paseas por la ciudad ni siquiera te das cuenta de que hay elecciones".

"¿Para qué se hace esto? Para que la gente no vaya a votar", subrayó el político, en alusión a que en Rusia, donde no hay tope mínimo de participación, una baja asistencia favorece al partido oficialista.

Considera que "Rusia es un país con un sistema autoritario, medio criminal y con muchas dosis de nacionalismo", por lo que es imposible celebrar elecciones democráticas.

"No puede haber elecciones democráticas si existe un monopolio de los medios de comunicación, ya que en Rusia todos los medios están a favor de Putin y trabajan para RU, y si no hay un sistema judicial y un sistema de financiación independientes", dijo.

Con respecto a las denuncias de fraude contra RU en las elecciones de diciembre de 2011, Yavlinski considera que las cosas han empeorado "con el nombramiento de miembros de la guardia personal de Putin como gobernadores".

"¿Cómo va a controlar las elecciones la guardia personal del Kremlin?", señaló.

Con todo, descarta una repetición de las multitudinarias manifestaciones antigubernamentales de hace cinco años, las mayores en la historia de Rusia.

"El miedo y la presión son muy grandes. Mucha gente fue encarcelada entonces y las investigaciones continúan. Además, se adoptaron numerosas leyes represivas. En esas condiciones, no veo posible protestas o revueltas, ya que los manifestantes serán duramente aplastados", apuntó.

Además, según el dirigente liberal, Putin "está preparado" para hacer frente a tales acontecimientos, para lo que creó hace unos meses la Guardia Nacional, estructura que depende directamente del Kremlin y donde fueron integrados los efectivos antidisturbios.

El objetivo de Yábloko es acceder al arco parlamentario y formar una fracción propia, para lo que tendrá que superar el 5 por ciento de los votos, aunque la prioridad a largo plazo es allanar el camino para concurrir a las presidenciales.

"Por eso, las autoridades hacen todo lo posible para que no entremos, ya que si accedemos a la Duma, tendremos la oportunidad de competir y luchar contra el sistema político y contra Putin mismo en las presidenciales", asevera.

Pese a reconocer que "las elecciones no son ni justas ni democráticas", se opone al boicot, ya que considera que "en Rusia no hay otra vía para expresar tus ideas" y "evitar un estallido de violencia".

Por Ignacio Ortega