1 de octubre
Sábado
Despejado
19°
32°
Domingo
Poco nublado con tormentas
17°
32°
Lunes
Chubascos
16°
24°
Martes
Mayormente nublado
17°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 10 de septiembre de 2016, 11:49

Putin acude al rescate de Rusia Unida en la recta final de la campaña electoral

Moscú, 10 sep (EFE).- El presidente ruso, Vladímir Putin, acudió hoy al rescate de Rusia Unida (RU) en la recta final de la campaña para las elecciones legislativas del 18 de septiembre, que se presentan inciertas para el partido del Kremlin, según las encuestas.

Poco aficionado a los baños de masas, Putin acudió a la Plaza Roja para abrir los actos festivos con ocasión del Día de Moscú acompañado del criticado primer ministro y líder de RU, Dmitri Medvédev.

Putin y su delfín, que podría ser destituido en caso de un mal resultado electoral, entraron juntos en la plaza, donde les esperaban varios miles de personas para conmemorar el 869 aniversario de la fundación de la capital rusa.

Moscú es "una de las ciudades más bonitas del mundo", proclamó el jefe del Kremlin, oriundo de San Petersburgo, la antigua capital zarista.

El líder ruso, que aún no ha anunciado si se presentará a la reelección en los comicios presidenciales de 2018, incluso se fotografió con un grupo de jóvenes vestidas de novia frente al Mausoleo de Lenin, en un gesto de claro corte electoralista.

Poco antes, Putin aprovechó la jornada para inaugurar una nueva línea del tren urbano, subirse a uno de los convoyes y elogiar la gestión del alcalde de la ciudad, Serguéi Sobianin, otro de los líderes de RU y que suena como futuro jefe de Gobierno.

Precisamente, la oposición extraparlamentaria tiene en la capital rusa uno de sus graneros electorales, ya que en las últimas municipales su candidato, el bloguero anticorrupción Alexéi Navalni, logró un tercio de los votos.

Este ha sido el primer acto multitudinario del jefe del Kremlin desde el inicio de la campaña, en la que RU tiene prohibido por ley utilizar la imagen de Putin, aunque sí frases extraídas de sus intervenciones públicas.

Hasta ahora únicamente irrumpió en la campaña en una ocasión, para alabar la populista decisión del Gobierno de entregar a los pensionistas un pago único de 5.000 rublos (70 euros) a partir del 1 de enero próximo.

Conforme a las encuestas, RU cuenta con un respaldo del 44 % del electorado, un mínimo histórico, por lo que tiene casi imposible alcanzar la mayoría constitucional, es decir, 300 legisladores de un total de 450 que conforman la Duma (cámara de diputados).

Según los analistas, al partido del Kremlin le conviene una baja participación, motivo por el que los comicios fueron adelantados de diciembre a septiembre, ya que si los profesionales liberales y jóvenes acudieran en masa a las urnas la oposición saldría ganando.

Por el momento, de acuerdo con el Centro Levada, la estrategia ha dado resultado, ya que menos de la mitad (46 %) de los encuestados tiene interés en las elecciones, cuando hace cinco años esa cifra era del 60 %.

Eso sí, la apatía tiene sus peligros, pues más de la mitad de los rusos espera que haya fraude y la mayoría considera que serán el Gobierno, la propia formación oficialista y las comisiones electorales los que abusen del recurso administrativo.

A su vez, un 23 % de los encuestados se muestra dispuesto a vender su voto, casi la mitad de ellos por tan sólo un billete de 5.000 rublos (menos de 70 euros).

Por eso, Putin ha insistido en los últimos meses en la importancia de que las elecciones sean legítimas y no generen dudas entre la ciudadanía, después de que las denuncias de fraude en las anteriores legislativas desembocaran en las mayores protestas antigubernamentales en veinte años.

En declaraciones a la televisión pública, Medvédev se mostró hoy optimista sobre un resultado positivo para Rusia Unida, partido comparado por su férreo monopolio del poder con el Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS).

Destacó que la economía se está recuperando, aunque admitió que "la situación es complicada y, por el momento, inestable", no en vano Rusia se encuentra en recesión desde 2014 y los ingresos reales han caído por vez primera en este siglo.

El final de la campaña se ha visto ensombrecido por la inclusión de Levada, el principal centro sociológico independiente de Rusia, en la lista de "agentes extranjeros", entre acusaciones de ser financiado por Estados Unidos, país al que Putin acusó hace cinco años de instigar las multitudinarias protestas opositoras.

Además, Ucrania anunció hoy que boicoteará la celebración de los comicios rusos en su territorio y llamó a la comunidad internacional a no reconocer los resultados de las parlamentarias rusas en la anexionada Crimea, donde casi 1,8 millones de electores están llamados a las urnas.

A diferencia de otras ocasiones, las elecciones presidenciales no tendrán lugar tres meses después de las parlamentarias, sino en 2018, aunque cada vez son más intensos los rumores de que Putin las adelantará a 2017, debido a la crisis económica.

Ignacio Ortega