2 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
sábado 16 de julio de 2016, 01:00

Prostitutas, perfiles falsos y sobredosis

Por Alfredo Boccia Paz – galiboc@tigo.com
Por Alfredo Boccia

Las críticas del senador Eduardo Petta despertaron la ira de Cartes y originaron un contraataque comunicacional de lo más imaginativo. No solo los medios que responden al grupo empresarial del presidente desempolvaron viejas acusaciones contra el parlamentario, sino que un grupo de trabajadoras del sexo se manifestaron frente al Congreso. Exhibían pancartas del tipo "Petta, hacenos tu planillera, queremos ser tu amante", en repudio al supuesto nombramiento de su novia en un cargo público. La protesta, que deslumbraba por su artificialidad, demuestra que los muchachos a cargo de la imagen de Cartes se están estrujando el cerebro. Son ingeniosos e innovadores.

Lejanos están aquellos tiempos en los que se intentaba influir sobre la opinión pública a través de "llamadores" a programas radiales. Estos eran fácilmente identificables y terminaban hastiando a los oyentes. Hoy se recurre a los "fake", los perfiles falsos que pueblan los comentarios de las noticias en los portales digitales y en redes sociales. Esta estrategia de márketing se ha perfeccionado para lograr que las cuentas con identidades inventadas parezcan creíbles. Por eso, se personalizan al máximo sus datos, hasta hacer que "interactúen" con otros.

Así y todo, suele ser posible reconocerlos pues, para empezar, sus páginas no traen la foto del supuesto usuario, sino la de una mujer sexy, un paisaje o una obra de arte. No hay fotografías familiares ni laborales, la información básica es poco detallada o incongruente y la temática es siempre la misma: elogiar a un candidato o proyecto o desprestigiar a otros.

Sucede que las posibilidades de este método para incrustar opiniones o información de origen no periodístico son casi ilimitadas y la gente, en general, es muy incauta para percatarse de que lo que aparenta ser la opinión de una multitud de lectores se origina, en realidad, en la mente de un solo creativo sentado frente a una computadora. Lo imagino al tipo divirtiéndose mientras hace que un usuario fantasma, creado por él, responda la opinión de otro fantasma, también salido de su mente. De modo que la próxima vez que vea un número inusual de lectores opinando en un mismo sentido debajo de una noticia, desconfíe que pueda estar siendo inducido a percibir una atmósfera política ficticia.

Hay toda una discusión entre los profesionales del márketing político sobre los resultados de los perfiles falsos. En lo que parece haber acuerdo es que, como los medicamentos, su uso en exceso es contraproducente. Eso es lo que les está pasando a los comunicadores de Cartes. Se les va la mano en la cantidad de perfiles que lo consideran como el mejor presidente de la historia.

Quizás, por eso, decidieron diversificar y ahora prueban con las prostitutas. Por ahí, la idea es buena. Digo yo.