16 de agosto
Miércoles
Mayormente nublado
13°
26°
Jueves
Despejado
16°
27°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
28°
Sábado
Tormentas
16°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 11 de mayo de 2017, 05:16

Proponen juzgar a la antigua cúpula de Bankia por la salida irregular a bolsa

Madrid, 11 may (EFE).- El juez de la Audiencia Nacional española Fernando Andreu ha propuesto juzgar a una treintena de antiguos directivos de la entidad Bankia por un supuesto delito de falsedad en las cuentas anuales y fraude de inversores en relación con la salida a Bolsa, que tuvo lugar en julio de 2011.

Entre ellos figuran el expresidente de Bankia Rodrigo Rato, el exvicepresidente José Luis Olivas, el ex consejero delegado Francisco Verdú y otras 31 personas.

A través de un auto conocido hoy, el juez Andreu señala que en los años 2010 y 2011 los entonces responsables de la entidad falsearon las cuentas e incluyeron datos falsos en el folleto informativo de la salida a bolsa.

Aparte de esos directivos entre las personas susceptibles de ser enjuiciadas figura el socio de la consultora de Deloitte Fernando Celma, por los informes favorables que elaboró sobre los estados financieros de Bankia.

Sin embargo, el juez archiva las actuaciones relativas a los organismos reguladores y supervisores, con lo que exculpa al exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez, al exsubgobernador Javier Aríztegui, y al expresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Julio Segura.

Resultado de la fusión de siete cajas de ahorro - entidades públicas financieras - Bankia salió a bolsa en 2011, cuando estaba dirigida por Rodrigo Rato, quien, además de director gerente del FMI (2004-07), fue ministro de Economía y vicepresidente del Gobierno español (1996-2004).

Rato, quien presidió la entidad entre 2010 y 2012, fue destituido cuando Bankia fue parcialmente nacionalizada, al requerir una inyección millonaria de dinero público procedente de un préstamo internacional para tapar un notable agujero en sus cuentas.

En febrero de 2016 los actuales directivos de Bankia acordaron devolver a unos 1.500 millones de euros a unos 200.000 pequeños inversores que compraron acciones cuando salió a bolsa en julio de 2011, en un proceso con el que zanjaron un aluvión de demandas judiciales.

Antes, el Tribunal Supremo español había dado la razón a pequeños inversores que compraron acciones en la salida a bolsa de Bankia, y que demandaron a la entidad por considerar que había un desfase entre las cifras del folleto informativo para la compra de acciones y las reales.