17 de agosto
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Lunes
Despejado
13°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Interior
domingo 7 de mayo de 2017, 01:00

“Procuren, siempre hay puertas que se abren”

Juan José Brull

ÑEEMBUCÚ

Édgar Villasboa es un joven de 27 años, oriundo de San Juan Ñeembucú, privado de la visión por un glaucoma congénito; pero lejos de sentirse diferente, va detrás se sus sueños y es un ejemplo para sus contemporáneos.

Actualmente cursa el cuarto año de la carrera de Derecho, en la Universidad Nacional de Pilar (UN), y además es funcionario de la Municipalidad de Pilar. Se maneja totalmente solo, de hecho las barreras estructurales de una sociedad, que no mira a los que tienen alguna discapacidad, no son sino simples escollos para él en su rutina cotidiana. “La vida es un largo camino de sacrificios de entrega”, asegura al tiempo de mencionar “las barreras que impone la vida no son obstáculos para el logro de metas”.

Con una amplia sonrisa y un optimismo que contagia, Édgar impulsa a los demás jóvenes a ir tras sus sueños “Les digo a los que tienen alguna discapacidad: procuren, siempre hay puertas que se abren”, asegura.

Beca. Como muchos otros jóvenes destacados y gracias a su buen promedio, logró que la Entidad Binacional Yacyretá le adjudique una beca.

“Con esto puedo cubrir los gastos que tiene mi carrera universitaria”, dijo muy contento al recibir el cheque, que le facilita el camino a cumplir su sueño.

Estudiar no es fácil para las personas con discapacidad, para las personas con problemas de visión existe el método braile, pero no hay muchos materiales adaptados; “pero con ganas todo se puede”, según el joven, que destaca la solidaridad de sus compañeros de curso, “de las clases aprendo lo esencial, después refuerzo con mis compañeros, quienes leen en voz alta y así aprendo, en especial cuando tenemos exámenes parciales o finales”.

Los profesores de la UNP también juegan un papel importante en la carrera de Édgar, ya que le toman todos los exámenes de manera oral, “me pasan el mismo cuestionario que a mis compañeros, pero oral; no debo materias, tengo todas aprobadas, y siempre en primera mesa”, comenta orgulloso.

Destacado. Édgar Villasboa es también campeón en matemáticas, en el 2011 cuando cursaba el tercer ciclo en el Centro de Estudios Wildo Ruiz Díaz ganó la Olimpiada de Matemáticas (Omapa), llevando a Pilar el trofeo de Campeón Nacional en Matemáticas. “Estoy agradecido, a Dios por permitirme demostrar que a pesar de la discapacidad podemos salir adelante con un poco de esfuerzo”, menciona.

Ese mismo año, el diario Última Hora lo distinguió como uno de los Destacados del Año. “Es importante que las personas que no tengan discapacidades pierdan el miedo a hablar de la discapacidad y a relacionarse con los discapacitados, hay que tratar con naturalidad a todo el mundo. Tenemos que cambiar poco a poco la mentalidad”, pide.

Según Susana Ortiz, profesora de Historia Diplomática del Paraguay desde hace 21 años, Édgar es “brillante”, “nadie me sorprendió como lo hace Édgar, con la falta de un sentido él se maneja con toda naturalidad, es un ejemplo para sus compañeros, un alumno regular del cuarto que no debe ninguna asignatura y tiene calificaciones excelentes”, destacó.