7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
24°
31°
Jueves
Tormentas
22°
28°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Muy nublado
20°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 12 de julio de 2016, 03:05

Principales partidos alemanes rechazan el rescate público de la banca italiana

Berlín, 12 jul (EFE).- Conservadores y socialdemócratas alemanes, aliados en la gran coalición de gobierno que lidera Angela Merkel, rechazan la posibilidad de rescatar con fondos públicos los bancos italianos con problemas y exigen respetar las reglas aprobadas por los socios europeos.

"Las reglas para la liquidación ordenada y la reestructuración de los bancos en crisis deben ser también respetadas por el Gobierno italiano", subraya en declaraciones al grupo de medios Redaktionsnetzwerk Deutschland el portavoz parlamentario de Economía de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, Joachim Pfeiffer.

Rechaza así que Roma pueda realizar una inyección de fondos públicos en los bancos sin aplicar quitas a los inversores, vulnerando la normativa diseñada precisamente para evitar que los contribuyentes tengan que rescatar o financiar la reestructuración de las entidades en quiebra.

Tras reprochar al Ejecutivo de Matteo Renzi que no se actuara tras los malos resultados de las entidades financieras italianas en los test de solvencia de 2014, el portavoz conservador advierte de que una ruptura de las reglas sería "inaceptable".

En la misma línea se manifiesta su vicepresidente del grupo socialdemócrata, Carsten Schneider, al avisar de que la credibilidad de las reglas aprobadas para proteger a todos los contribuyentes europeos no puede ponerse en cuestión en la primera ocasión.

Sus opiniones son también respaldadas por el presidente del Consejo Asesor de Economistas del Gobierno alemán, los llamados "cinco sabios", el profesor Christoph Schmidt.

En declaraciones al diario "Rheinischen Post", Schmidt recuerda que las normas están recién aprobadas y considera que "ser fieles a ellas sería un camino para recuperar la confianza perdida en la estabilidad de la unión monetaria".

El economista asume que es "incómodo" para el Gobierno italiano obligar a los acreedores, que son votantes, a asumir pérdidas, pero insiste en que no se pueden romper las leyes para proteger a los pequeños accionistas.

A su juicio, si hay consenso en Italia sobre la necesidad de protegerlos, la solución podría ser realizar el rescate interno o bail-in establecido por la normativa europea, es decir, aplicar pérdidas en los accionistas y acreedores antes de tener que recurrir a fondos públicos, y después compensar a esos inversores minoristas a través de los presupuestos.