6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado con tormentas
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 29 de junio de 2016, 16:28

Primeros datos confirman presencia de humo en avión siniestrado de Egyptair

Los primeros datos extraídos de una de las cajas negras del avión de Egyptair que se estrelló el pasado mayo en el mar Mediterráneo confirman la presencia de humo en la cabina del aparato, informó este miércoles el Ministerio de Aviación Civil egipcio.
EFE

Estos son los primeros detalles que se conocen después de que ayer los investigadores egipcios empezaran a descodificar, estudiar y validar la información registrada en el dispositivo que registra los datos del vuelo.

Los investigadores franceses habían apuntado anteriormente que "los sensores del aparato emitieron mensajes que indicaban que había humo en la cabina poco antes de que se interrumpieran las comunicaciones" y desapareciera de los radares.

Asimismo, algunos de los restos del avión que han sido recuperados del mar presentan daños producidos por altas temperaturas, así como marcas de hollín, reveló el Ministerio de Aviación.

Ahora se procederá a investigar el origen de esos signos en el fuselaje, detalló el comunicado.

El departamento de Aviación aseguró además que todos los datos del vuelo quedaron grabados, desde su despegue del aeropuerto parisino de Roissy-Charles de Gaulle hasta que tuvo lugar el accidente a unos 37.000 metros de altura.

Los investigadores siguen trabajando en el proceso de lectura de los datos del vuelo contenidos en una de las cajas negras, mientras que la otra -donde se encuentran las conversaciones de los pilotos- está siendo reparada en Francia.

El avión, un Airbus 320 que cubría la ruta París-El Cairo, desapareció del radar en la madrugada del 19 de mayo, tras penetrar en el espacio aéreo egipcio poco más de un kilómetro, y se precipitó en las aguas del Mediterráneo, a unas 200 millas al sureste de la isla griega de Creta.

La información contenida en ambas cajas negras será clave para esclarecer las causas de la tragedia aérea, en la que fallecieron 66 personas, entre ellas 30 egipcios y 15 franceses.