25 de junio
Domingo
Muy nublado
19°
28°
Lunes
Mayormente nublado
19°
27°
Martes
Parcialmente nublado
19°
28°
Miércoles
Mayormente nublado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
martes 9 de septiembre de 2014, 12:12

Primera condena de bullying en Paraguay crea un buen precedente

La abogada Fátima Flor de Buccini afirmó que es un fallo inédito la primera condena por bullying en Paraguay y marca un buen precedente para futuros casos similares. Dos hermanas fueron declaradas culpables de acosar a su compañera de colegio.

La Jueza de la Niñez y la Adolescencia, Graciela Rolón Cardozo, condenó a dos hermanas de 16 años por practicar bullying a su compañera de colegio. Las menores fueron sentenciadas a prestar servicio social en la Fundación Dequení.

También las adolescentes y sus padres deberán realizar terapia en el Centro de Orientación Sicológica de la Universidad Católica de Asunción.

Para la abogada, Fátima Flor de Buccini, esta condena representa un fallo inédito y marca un buen precedente para futuros casos similares.

Recordó, en contacto con la 780 AM, que para los niños y adolescentes existe una norma en la que les autoriza a denunciar ante las autoridades administrativas como judiciales. En este caso, la misma víctima realizó la denuncia ante la Defensoría de la Niñez.

Este proceso inició el 8 de marzo del 2013 y la sentencia fue dictada el 29 de agosto de este año y representa la primera sentencia de bullying en Paraguay.

La profesional lamentó que estos casos no siempre son denunciados por temor a represalias de los propios compañeros de colegio o de otras instituciones.

"Esta condena crea un buen precedente. Estos casos no pueden quedar en el silencio, especialmente, en las autoridades educativas, como pasó en este caso", afirmó.

Refirió que la víctima incluso denunció el hecho ante el Consejo Directivo de su colegio, pero que nunca recibió respuesta alguna.

Sobre el proceso, explicó que estudios psicológicos señalaron que la niña fue víctima de acoso y hostigamiento y que pudo ser comprobado por su comportamiento. Incluso la menor fue perseguida por las redes sociales, indicó.

También criticó que los padres de las adolescentes acusadas no dieron la debida importancia al caso y nunca las sometieron a un estudio psicológico, que fue requerido por la Justicia.

"Los padres manifestaban que era la denunciante es la que tenía problema y no sus hijas. Por eso nunca le dieron la importancia", afirmó.

Las pruebas del acoso se comprobaron por los mensajes de texto extraídos de redes sociales, por las cuales sometían a su víctima sistemáticamente.

Dago Roberto Fernández, especialista en ciberbullying, mencionó que según pruebas debidamente documentadas se demostró que existió el maltrato hacia la menor.

La ley contra el acoso escolar en las instituciones educativas entró en vigencia el 6 de julio de 2013 y en este caso es el primero donde se llega a una sentencia.