17 de agosto
Jueves
Parcialmente nublado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
jueves 29 de junio de 2017, 01:00

Primer día sin democracia

Que nuestra democracia estaba terminalmente enferma ya era cosa extendida entre todos, faltaba fijar la fecha de su fallecimiento. Unos pondrán una y otros otra.

Ayer a media mañana sucedió un hecho grave. El habeas corpus pedido por el estudio de abogados del Dr. Bogarín a favor de tres de los presos de Curuguaty en Marina Cué, que cumplían las condiciones para gozar de este requisito y que debía de ser concedido a las 48 horas, de acuerdo a la ley, hasta ahora ha sido denegado. Personalmente fijo la fecha de la desaparición de la democracia entre nosotros en la negación de este habeas corpus.

Cuidadosamente pedido después de estudiar concienzudamente las condiciones para obtenerlo, su negación nos pone a la altura de la última dictadura en la que los habeas corpus solían brillar por sus ausencias.

Estamos ya en el primer día sin democracia. Y de hoy en adelante hemos de ver con otros ojos todo lo que vaya sucediendo. Inclusive, las últimas cosas que sucedieron en el Paraguay.

Sin democracia existe una dictadura. Esto significa estar y soportar sin remedio el capricho de una persona que se adueña de todos los derechos del poder o de un partido que puede sucederla, en las disputas internas que tienen ambos solamente para la posesión de él.

Así nos explicamos el juicio político de Curuguaty en Mari- na Cué. Los sucesivos desalojos en Guahory, la muerte de Rodrigo en el local del PLRA. Inclusive, el incendio del Senado. Síntoma de una democracia enferma ya cansada y harta de tantos atropellos.

Las amenazas presidenciales a Stiben Patrón y a dos famosos periodistas significa que ya el Gobierno había ignorado la democracia. Igual que la farsa de vetar el impuesto a los sojeros. Repetimos: Cuidado de hoy en adelante. Nos pueden condenar, matar, exiliar y hacer desaparecer. Y no habrá habeas corpus. Así no hay democracia.