23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
34°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Nublado
20°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 30 de marzo de 2017, 01:00

Preso que hizo carpetas de oro de la Corte solo recibió unos G. 14 millones

El Poder Judicial adquirió de una empresa 150 carpetas de cuero para obsequiar. La compra fue de G. 90 millones. Sin embargo, el preso de Tacumbú que hizo las carpetas apenas cobró G. 14 millones.

La Corte Suprema de Justicia compró 150 carpetas de cuero el año pasado a G. 600.000 cada una para obsequiarlas a invitados a la Cumbre Judicial Iberoamericana, realizada en abril en el Centro de Convenciones de la Conmebol. El costo total fue de G. 90 millones y la compra fue adjudicada a la firma encargada de todo el servicio ceremonial, Organización Integral SRL. Sin embargo, el preso de Tacumbú que confeccionó todas esas carpetas –posteriormente revendidas por la empresa adjudicada– solo recibió la suma de G. 14 millones.

"La verdad no sé cómo tomar, es un absurdo", comentó el preso, cuya identidad es mantenida en reserva por su seguridad. El reo indicó que fue contactado a través de la ministra de Justicia de aquel entonces, Carla Bacigalupo. Sostuvo que su trato fue exclusivamente con el Ministerio.

El recluso recibió un pago de G. 14.250.000, de los cuales se le descontó en la cárcel G. 4.873.000 por los insumos utilizados para el trabajo. En total le sobró G. 9.377.000, de los cuales tuvo que utilizar más de la mitad para pagar a otros presos que lo ayudaron a entregar las carpetas a tiempo.

"Por la rapidez del tiempo que necesitaban, me dijeron que a G. 100.000 por carpeta, porque tuve que tomar más personal. Entregué en los 8 días, 150, porque trabajé día y noche, tenían una cumbre o algo así. En total me pagaron G. 95.000 nomás, no me pagaron G. 100.000 por cada una", relató el interno.

INTERMEDIARIOS. El director de la firma Organización Integral SRL, Alberto Ferreira, relató que la misma Corte Suprema solicitó a la empresa, una vez terminada la licitación, que compre las carpetas de cuero de los presos de Tacumbú, por un programa de inserción laboral.

En ese sentido, señaló que en la subasta por la adjudicación del servicio ceremonial de la cumbre, la empresa ofertó por varios ítems, entre ellos el de carpetas de cuero. El precio ofrecido fue de acuerdo al mercado, aseguró Ferreira.

"Nosotros estábamos preparados para comprar esas carpetas, pero después ellos (la Corte) nos dijeron que las carpetas sean proveídas por los presos", comentó.

De esta manera, entró en el proceso la Fundación Princesa Diana, una organización que se encarga de comercializar productos realizados por internos de penitenciarías.

A través de la fundación se hizo el pedido de carpetas al preso de Tacumbú y fue la fundación la que vendió el producto ya finalizado a Organización Integral, que a su vez revendió las carpetas a la Corte por casi siete veces el monto que recibió el interno.

"Nosotros nos manejamos con los precios que ofertamos en la licitación (...) No puedo vender más barato, imposible. Aparte, la auditoría que tuvo ese evento fue impresionante. Yo no puedo bajar (el precio) porque automáticamente entro en incumplimiento", sostuvo Ferreira.

"En algunos ítems, debido a la subasta tenemos que poner precios bajos porque o si no no llegamos y en otros ítems está el precio más alto, el negocio nuestro es en el total del evento. Entonces, el tema de los precios netos cuando hay una subasta se vuelve relativo", añadió.

Por su parte, Marcela Abriola, de la Fundación Princesa Diana, indicó que la organización vendió las carpetas a Organización Integral por G. 17.250.000, de los cuales G. 14.250.000 fueron destinados al preso que las realizó.

Agregó que G. 1.569.000 fue utilizado para pagar IVA, y el resto para reponer insumos y también para destinar a otros proyectos de la fundación con reclusos.

El artesano preso que confeccionó estos obsequios lamentó que se haya inflado tanto el precio original y que ni siquiera haya recibido el pago convenido en un principio, de G. 100.000 por carpeta.