5 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
lunes 11 de julio de 2016, 01:00

Presidencia del Mercosur: Uruguay, embretado interna y externamente

Uruguay, que concluye la presidencia semestral del Mercosur, se enfrenta a presiones –directas o indirectas– de los estados miembros que abogan porque no se realice en este momento la transferencia de la presidencia del bloque a Venezuela, al que le corresponde el mandato por seis meses a contar desde este mes.

En la fecha el canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa presidirá en Montevideo una reunión de cancilleres del Mercosur, a pedido de Paraguay, inicialmente para analizar la situación de Venezuela, tema al que se ligó la postura asumida por nuestro país de que no se transfiera la presidencia rotatoria del bloque a la República Bolivariana, “porque su Gobierno viola los derechos humanos”.

Según un análisis de la agencia de noticias española EFE, Uruguay ha reiterado su intención de traspasar la presidencia pro témpore, aunque su postura parece haber variado de forma estratégica ante los últimos posicionamientos de sus socios en el grupo suramericano.

Uruguay “no va a dar un solo paso para quedarse en la presidencia del Mercosur”, afirmó el canciller Rodolfo Nin Novoa el pasado lunes. El ministro uruguayo considera a la democracia venezolana como de “autoritaria”, pero asegura que “no hay ruptura institucional. Además, que lo jurídico es entregar la presidencia pro témpore a Venezuela.

El presidente Tabaré Vázquez también había asegurado al secretariado del Frente Amplio –sector que apoyó su candidatura– que le traspasará la presidencia pro témpore del Mercosur a Nicolás Maduro.

POSICIÓN. El grupo regional, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Venezuela y Uruguay está presidido actualmente por ese último país, que tiene una “patata caliente” diplomática entre las manos debido a las presiones internas y externas, según EFE.

En uno de los frentes está el delicado momento de las negociaciones para un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur –menos Venezuela– y la Unión Europea (UE), las cuales fueron retomadas en mayo pasado tras varios años de estancamiento y cuyo arranque ha coincidido con el brexit.

En este marco, Uruguay se enfrenta a las presiones –directas o indirectas– de los estados miembros que abogan porque no se realice en este momento la transferencia de la presidencia del bloque al país caribeño.

Si bien hay quien indica que una presidencia venezolana no afectaría a las negociaciones, que seguirían lideradas por Uruguay, también surgen otras voces que señalan que se trata de una cuestión de imagen ante los socios europeos.

Paraguay lidera el “no” al traspaso a Venezuela. El canciller Eladio Loizaga manifestó abiertamente su desacuerdo con la idea de que la presidencia pro témpore sea asumida por Venezuela, dado que, a su juicio, esta tiene que estar en manos de un país con “credenciales democráticas, respeto a los derechos humanos y mucha estabilidad económica”.

Su par brasileño José Serra planteó la propuesta de retrasar hasta mediados de agosto la decisión del bloque sobre la transferencia del mandato.

La reunión de hoy no resultará fácil para el Uruguay.