8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
miércoles 10 de agosto de 2016, 01:00

Precariedad en la FTC no condice con G. 70.000 millones que recibe

El día a día de los efectivos de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) se resume en cocidos, guisos con tortillas, además de dormir en el suelo, bajo carpas, hacer sus necesidades en letrinas, con vehículos parados en talleres, y por momentos hasta carecen de combustible, por lo que se reducen las patrullas en zonas de cobertura.

Todo esto no condice con lo que anualmente recibe para enfrentar al Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), que son 70.000 millones de guaraníes, según precisó el diputado Mario Cáceres, unos 5.833 millones de guaraníes mensuales.

A juzgar por los documentos fílmicos, el EPP cuenta con mayor estructura que la FTC.

La situación precaria en la que viven los efectivos destinados al Norte en el “campo de batalla” desnuda la mala distribución de fondos destinados a dicha fuerza para combatir los ataques del EPP, que en las narices de los efectivos tiene secuestradas a tres personas; dos colonos menonitas y un policía, Abrahán Fehr, Franz Wiebe y Edelio Morínigo, respectivamente.

En un recorrido por las zonas de cobertura de la FTC, la patrulla es casi nula. La población se siente indefensa. Tanto militares como policías no quieren hablar de las condiciones inhumanas en las que viven por temor a represalias, pero sin micrófonos descargan su ira por lo que deben soportar día a día.

Actualmente la base de la FTC está instalada en Santa Rosa del Aguaray, donde se encuentran policías por un lado y militares por otro, y no conviven como fuerza. Desde ahí se distribuyen en las colonias menonitas de Manitoba y Río Verde, donde existen varios destacamentos con escuadrones de militares, no así de policías. En Concepción también están distribuidos en varios campamentos.

La cocción de los alimentos se hace en grandes tachos y a leña, lejos de la alimentación que reciben en sus respectivas unidades, donde comen en los casinos o comedores de las respectivas unidades.

En su toma de posesión del cargo, en agosto de 2013, el presidente de la República, Horacio Cartes, había asegurado que no permitiría que grupos armados como el EPP le “marquen la agenda”, y para enfrentarlos logró que el Congreso Nacional modificara la Ley 1337/99 de Defensa Nacional y Seguridad Interna, para permitir a las Fuerzas Armadas participar de una acción armada interna, integrando la Fuerza de Tarea Conjunta con la Policía Nacional y la Senad, a fin de combatir a los autodenominados guerrilleros. Para ello, además, se decretó el estado de excepción en tres departamentos: San Pedro, Concepción y Amambay.

Sin embargo, ya son varios los detractores de la FTC y piden que se derogue dicha ley, como por ejemplo el senador Enrique Bacchetta, quien manifestó que dicha fuerza deja mucho que desear en su administración.

El propio diputado Mario Cáceres había dicho: “Estamos analizando plantear un presupuesto integral que pueda controlar a la FTC”.

Por su parte, el anterior vocero de la FTC, el teniente coronel Raúl Pereira, dijo que los recursos destinados a la FTC no son suficientes.