4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Deportes
sábado 13 de agosto de 2016, 02:00

Por salir de la incómoda posición

Cerro urge de una victoria que le permita escalar en la tabla. Hoy enfrenta a Rubio Ñu, desde las 17.00.
Cerro Porteño mide a Rubio Ñu esta tarde en Sajonia con la premisa de ganar y subir posiciones en la lucha por el Clausura. En los últimos dos encuentros jugados por el Ciclón entre torneo local y Copa Sudamericana se notó una leve mejoría, a pesar de no ganar (1-1 con Olimpia y caída 1-0 ante Fénix en Uruguay).
La necesidad de sumar todos los puntos (tiene seis, contra 13 del puntero) obliga a Gustavo Florentín a apostar a sus mejores hombres y no guardar nada para la revancha copera del miércoles 17.
El juvenil Josué Colmán volverá al equipo tras superar el cansancio muscular que sufrió tras el clásico y que impidió su participación en la Sudamericana. Además de ser una necesidad en el esquema de Florentín ocupará el cupo sub 19 en cancha.
recuperar los goles. Guillermo Beltrán, Luis Leal y Cecilio Domínguez comparten la tabla de goleadores en el plantel, todos con dos goles y la necesidad de ganar partidos obliga a los atacantes a reencontrarse con las redes.
DE CUIDADO. Enfrente tendrá a un equipo dinámico y con jugadores que pueden marcar la diferencia en cuestiones de minutos. Una mezcla de juventud y experiencia prepara el formoseño Mario Jara.
Desde que asumió el entrenador argentino el cuadro albiverde encontró el rumbo y supo conseguir puntos importantes en su lucha para escaparse de la incómoda línea roja del descenso e ilusionarse con alguna participación internacional para el año que viene. Hasta ahora Rubio Ñu está cumpliendo con sus objetivos y buscará esta tarde seguir creciendo futbolísticamente.
Sin embargo, el Rubio viene de caer 1-0 ante Capiatá. El partido será, finalmente, en Sajonia, tras un acuerdo salomónico entre los clubes.