19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
14°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Parcialmente nublado
10°
22°
Martes
Despejado
17°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 25 de junio de 2017, 01:00

Popularidad de Temer cayó a un 7% y una mayoría pide su salida

AFPy EFE

RÍO DE JANEIRO - BRASIL

La popularidad del presidente brasileño, Michel Temer, cayó a 7%, la peor valoración de un mandatario en los últimos 28 años, y 65% de brasileños quiere su salida ante la crisis política que lo acecha por acusaciones de corrupción, según el sondeo Datafolha publicado ayer.

Temer tenía un 9% de aprobación antes de que el 17 de mayo saliera a la luz una grabación en la que parece dar aval al pago de un soborno y de que el Supremo Tribunal Federal (STF) le abriera una investigación por corrupción, obstrucción a la justicia y organización criminal.

Este nivel es inferior al 13% que tenía la presidenta izquierdista Dilma Rousseff (2011-2016) antes de sufrir el impeachment hace un año.

La gestión de Temer, que asumió el poder tras la destitución de su compañera de fórmula, es considerada mala o pésima por 69% de la población y regular por 23%. En abril, esos índices estaban en 61% y 28%. Solo el presidente José Sarney (1985-1990) tuvo una popularidad más baja que Temer, de 5%, en setiembre de 1989, en medio de la crisis de hiperinflación en el país.

Salida. Por primera vez desde que Temer asumió el poder, Datafolha analizó el apoyo a su posible salida. Y, actualmente, 65% de los brasileños cree que sería lo mejor para Brasil, mientras que 30% está a favor de su permanencia en la Presidencia.

Aunque Temer asegura ser víctima de un complot y se ha negado tajantemente a dejar el cargo, su renuncia sería defendida por 76% de la población. Un 20% estaría en contra y 4% no supo responder. Si Temer no renunciara, un porcentaje aún mayor de 81% estaría a favor de que se le abriera un proceso de impeachment. El Congreso tiene una veintena de solicitudes en ese sentido, aunque el procedimiento es largo.

Y en caso de que el mandatario dejara por cualquier motivo el poder, un contundente 83% de la población de Brasil querría que se celebraran elecciones directas y solo un 12% estarían de acuerdo con una elección indirecta por parte del Congreso. Si Temer cayera, la Constitución establece que el Congreso debe elegir en un plazo de 30 días a la persona que debería sustituirlo para completar su mandato hasta finales de 2018.

La próxima semana será delicada para el mandatario conservador, que prometió sacar a Brasil de la peor recesión de su historia a través de una serie de reformas promercado.

El fiscal general, Rodrigo Janot, debería presentar hasta el martes una o varias denuncias formales contra Temer, que deben ser analizadas por dos tercios de la Cámara de Diputados, donde el presidente tiene mayoría tambaleante.

Si las denuncias fueran validadas y aceptadas luego por el STF, Temer debería apartarse del cargo por 180 días.