domingo 21 de septiembre
Cotización del DÓLAR
G 4330
compra
G 4400
venta
DÓLAR
G 4330
compra
G 4400
venta
PESO AR
G 290
compra
G 340
venta
REAL
G 1770
compra
G 1840
venta
PESO UY
G 180
compra
G 250
venta
EURO
G 5580
compra
G 5800
venta
YEN
G 35
compra
G 45
venta
clima
21º C
Despejado
Edición Impresa
Opinión
sábado 14 de febrero de 2009, 00:00

Política y pensadores de las ciencias sociales

0
Imprimir Agrandar Achicar
Por José Nicolás Morínigo A.<br/><br/> No existe en la historia humana una acción política con trascendencia, sin un intercambio profundo y complejo, entre pensadores sociales y los que dirigen la vida política. Por otra parte, las ideas sociales que no echan raíces en la vida social, no pueden convertirse en pensamientos capaces de orientar y dar vigencia y sentido a la vida humana en sociedad.<br/><br/>Veamos la sociedad paraguaya en una perspectiva histórica. La independencia tuvo un conductor intelectual que consolidó el Estado paraguayo. El Dr. Gaspar de Francia. En este caso se une en una sola persona la tarea del pensador social y el conductor político. Lo mismo puede decirse de Carlos Antonio López, en tanto que Francisco Solano López expresó en la acción trágica el sentido de la identidad social de un estado, de una sociedad, en su expresión socio–cultural como una nación.<br/><br/>En la experiencia posterior, la etapa que se extiende de 1922 a 1936, con el pensamiento ordenado y sistemático de Eligio Ayala, y en menor medida de Eusebio Ayala y los pensadores liberales plasmaron un Estado y una organización social liberal, acompañado de una pluralidad social que dejó huellas profundas en la sociedad paraguaya.<br/><br/>Pero la organización social integrada fue notoriamente desigual, a más de los efectos del conflicto bélico con Bolivia, dio origen a una propuesta política esbozada teóricamente por Anselmo J. Peralta, Laconich, Freire Esteves y otros que, trazaron la línea de la Revolución del 36. Sin embargo, esta orientación no tuvo una comunicación que se haya enraizado en la sociedad paraguaya, por eso y otros factores, la sociedad paraguaya vuele a sus pasos anteriores, pero con una visión menos individualista y más social. Los inteligentes y algunas veces agudos observadores fueron, Carlos Pastore, Justo Pastor Benítez y otros, con la conducción política de José Félix Estigarribia.<br/><br/>La época de Stroessner fue una etapa en donde el pensamiento tenía una finalidad pragmática, orientada a reconocer solo al gran conductor, al conductor que, si no se presenta, la sociedad no avanza. Juan E O′Leary, el expositor de la concepción de Carlyle, explica las sociedades en función de sus supuestos grandes héroes. De ahí la vinculación con Stroessner, en donde sus divulgadores presentaban este razonamiento: la sociedad paraguaya solo progresa cuando es guiada por un gran conductor. Por eso progresa en los tiempo de Francia, los López y Caballero, después viene un silencio y oscuridad total, hasta que aparece el nuevo conductor, que reata "el hilo de la historia" el que zurce la tela histórica es Alfredo Stroessner.<br/><br/>La caída del dictador no opera en base a un plan programado y pensado, más bien se va haciendo para consolidar al Partido Colorado y para darle un carácter formalmente democrático gua′u. Después del golpe militar, del 2 y 3 de febrero, seguimos esperando una conexión fuerte y con gran imaginación entre los políticos y pensadores, para empezar a hacer la nueva sociedad y el nuevo estado que todos añoramos. Y es hora, aunque el tiempo siga inexorablemente, que por fin de produzca esa conexión entre el pensamiento y la política, porque el pensamiento sin política es especulación y la política sin pensamiento es un auténtico vyrorei.<br/><br/>

Aviso:
- Los comentarios vertidos en las notas son de exclusiva responsabilidad de quienes lo emiten
y no reflejan la postura de Editorial El País S.A.
- Los mensajes de tipo SPAM serán eliminados.
0 Comentarios