23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
34°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Nublado
20°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
miércoles 24 de mayo de 2017, 01:00

Policías, condenados a 30 y 15 años de cárcel por muerte de embarazada

Le dieron un balazo en la cabeza y lanzaron su cadáver al río Confuso. Uno de los acusados negó los hechos, mientras que el coacusado confesó que, con el otro, llevó a la víctima a una cantera chaqueña.

Dos policías fueron condenados ayer a 30 y a 15 años de prisión, tras ser hallados culpables de matar a una mujer embarazada. El hecho se registró en una cantera de Benjamín Aceval, y el cadáver luego fue lanzado al río Confuso.

El juicio oral comenzó el 22 de marzo pasado y recién ayer los jueces Christian González, Christian Bernal y Sonia Villalba dictaron una sentencia, tras declarar probada la acusación fiscal y de la querella.

La condena de 30 años de cárcel es para Carlos Miguel Velázquez, un oficial de la Policía que prestaba servicios en la Interpol. La pena de 15 años es para el también agente policial Humberto Francisco González, quien confesó los hechos.

Los jueces calificaron el caso como homicidio doloso y aborto, teniendo en cuenta que la víctima, Blanca Benita Duarte Arévalos, estaba embarazada cuando la mataron el 6 de junio del 2013.

DIVIDIDO. En cuanto a la condena contra Velázquez, los jueces Bernal y Villalba votaron por darle 30 años de cárcel como autor del crimen, y González votó por 26 años de encierro.

Por su parte, el fallo fue unánime con respecto a Humberto González. Los tres votaron por darle 15 años de prisión porque fue el que confesó el crimen.

El fiscal Jorge Figueredo requirió las penas de 29 años de cárcel y 7 de medidas de seguridad para Velázquez, y 7 años para González. El querellante adhesivo, abogado Rolando Regis, pidió 30 años de cárcel y 10 de medidas de seguridad para Velázquez y 15 años para González.

La defensa del principal acusado sostuvo que este era inocente y que no se probaron los hechos, mientras que la de González pidió la atenuación de la pena por la confesión.

el hecho. Según los jueces, se probó que Velázquez visitó a González en un sanatorio, debido a que la esposa de este había perdido un bebé.

Ahí, según la confesión de González, su camarada le pidió ayuda para un procedimiento. Sin embargo, luego alzaron cerca de la Plaza Uruguaya a Blanca Duarte y la llevaron hasta Benjamín Aceval, a una cantera.

Según González, bajó a orinar, mientras Velázquez hablaba con la mujer. Cuando regresó, vio a su camarada ahorcarla y luego dispararle a la cabeza. Señaló que ambos alzaron el cuerpo de la mujer al vehículo, y la lanzaron al río Confuso, donde fue encontrada.

En su declaración, Velázquez negó los hechos. Dijo que el coprocesado llegó a un acuerdo con la Fiscalía para inculparle. Agregó que sí conocía a Blanca Duarte, que tuvo relaciones íntimas con ella, y que esta le dijo del embarazo, pero nunca pudo confirmarlo.

González dijo que primero fue amenazado por el policía y que le llevó dinero a prisión para que no hablara, pero que luego se decidió a confesar.