7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
30°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
lunes 7 de noviembre de 2016, 01:00

Plazo para reforma no cierra por las fugas en el cartismo

El plazo señalado por el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) como tope para aprobar en ambas cámaras del Congreso Nacional un llamado a reforma constitucional (20 de diciembre de este año), deja en una situación apretada a sus impulsores, en este caso al Poder Ejecutivo y la cúpula del Partido Colorado.

Si bien la Asociación Nacional Republicana (ANR) resolvió en su última convención impulsar la reelección del presidente Horacio Cartes, las bajas dadas en el cartismo al interior de la Cámara de Diputados dejan en una situación incómoda al mandatario y sus seguidores.

Tras abandonar la pretensión de reelección vía enmienda constitucional, Cartes necesita 53 votos en la Cámara de Diputados y 30 en la Cámara de Senadores que aprueben la convocatoria a una reforma constitucional.

Según los analistas políticos, esta situación no es muy favorable para el mandatario considerando que para la enmienda necesitaba menos votos, y que para una reforma se deben realizar acuerdos políticos amplios con todos los sectores políticos del país, así como en el propio interior del Partido Colorado.

fUGAS. Si bien el mandatario tuvo una cómoda mayoría de 46 oficialistas en la Cámara Baja durante tres años, las pretensiones reeleccionistas lo llevaron a confrontaciones con su propio sector y hoy va perdiendo votos en sus propias filas.

De los 80 diputados, actualmente solo 37 responden al oficialismo y en total existen 9 disidentes. Los liberales, que suman 22 los oficialistas y 6 los disidentes, se encuentran en la férrea posición de no habilitar la reelección y hasta de expulsar a los tres diputados que en un momento dieron respiro a la idea de la enmienda. Los demás sectores que suman 6 no se han pronunciado, y en el Senado el panorama es menos favorable hasta el momento.