18 de agosto
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Lunes
Despejado
13°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 10 de mayo de 2017, 13:43

Plan insta a los niños a que "pierdan el miedo a hablar" cuando sufren abusos

Panamá, 10 may (EFE).- Que los niños "pierdan el miedo a hablar" si son víctimas de algún abuso, "porque es peor el silencio", clamó hoy la directora para Latinoamérica de la ONG Plan International, la peruana Corina Villalta, al dirigirse a los participantes del foro mundial ecuménico por la niñez.

"Cada año 150 millones de niñas sufren violación o violencia sexual en el mundo, esta es una cifra alarmante, estamos hablando casi de una pandemia que requiere que tengamos una urgencia para actuar", explicó a Efe la especialista.

Gracias a los expertos "entendemos mejor ahora que el silencio después de una acción de violencia sexual contra una niña, o contra un niño, es lo peor que puede pasarle (...), quizás hasta peor que el acto mismo de ser violentado porque, el no poder hablar, acarrea un trauma que va a tener una consecuencia por el resto de su vida" apuntó.

Acotó que en América Latina "el embarazo prematuro en niñas de 12 a 13 años ha ido aumentando y también los matrimonios forzados" y denunció que esa práctica "todavía sigue existiendo en nuestro continente en zonas rurales".

"Entre 11 % y 20 % de las niñas que tienen menos de 15 años están sufriendo este tipo de situación de violencia sexual y de matrimonios forzados", apuntó.

Villalta declaró que la situación de violencia, especialmente sexual, contra niños y niñas en el mundo es "muy grave", sobretodo contra las segundas, "que desproporcionadamente son afectadas".

"Particularmente cuando están sometidas al abuso o a la explotación sexual, algo que nos llama profundamente la atención es que muchas de las situaciones en las que sufren violencia sexual se da en el entorno familiar, donde el tío, el primo, el padrastro están siendo generalmente los perpetradores de esta situación", expuso.

Plan "está profundamente comprometido en este proceso", aseguró Villalta, quien acotó que "hay dos cosas fundamentales: uno, que tenemos que saber que este no es un problema pequeño, es de una magnitud tan grande que tiene visos de una pandemia. Y, el segundo, que hay que romper el silencio".

"Muchas de estas situaciones pasan y las niñas por temor, por amenazas, por sentirse vulnerables, no hablan, no están diciendo lo que les está pasando", recalcó.

Alertó que está aumentando el número de embarazos forzados y "son cada vez más jóvenes, de 13, 12 y hasta de 11 años" y esta situación "es un escándalo, esto no puede continuar", por lo que dijo que "esta injusticia" requiere de acciones desde la familia, las iglesias, el Estado y las organizaciones no gubernamentales.

"Tenemos que tomar acción para proteger, para educar, para informar y para dar el apoyo para cuando ya la situación ha sucedido y las víctimas se ven tan afectadas que requieren un apoyo de la sociedad", agregó la directora de Plan.

Rechazó "la estigmatización, el aislamiento, el dejarles vivir solos una situación que les está atormentado profundamente".

Villacorta dijo que la raíz de esta violencia es "un problema bien complejo".

En Plan "hemos llegado a la conclusión de que hay algunas normas culturales que han privilegiado que los hombres sientan que tienen el poder, el control sobre la sexualidad de una niña, de una mujer, hay que llamar a esto por su nombre, hay una relación de desbalance, patriarcal, que se ha reproducido por cientos de años".

"Es momento de rescatar las voces de las niñas y decir basta, esto no es tolerable, que los varones recuperen una masculinidad positiva", por sus cualidades y virtudes, no "porque puede ejercer poder, o puede manipular o puede controlar" a una mujer, sentenció.

El V Foro Mundial de la Red Global de Religiones a Favor de la Niñez (GNRC, por sus siglas en inglés), que se inició este martes y concluye mañana, reúne en Panamá a unos 400 participantes de iglesias, organismos internacionales, jóvenes y gobiernos que propondrán medidas para acabar con todo tipo de violencia contra los niños.

Luis Miguel Blanco