4 de diciembre
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 12 de noviembre de 2016, 02:00

Plan de desarrollo para jóvenes que no estudian ni trabajan pide Iglesia

La situación de los 270.000 jóvenes que ni estudian ni trabajan (ninis) preocupa a la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP), que ayer emitió un comunicado al término de su 213ª asamblea de obispos, en la cual se refieren a la situación de los jóvenes en el Paraguay. Los obispos destacan que no visualizan “políticas públicas explícitas y coherente con un proyecto de desarrollo para que el país pueda aprovechar el bono demográfico”.

El pronunciamiento de la CEP puntualiza que les preocupa la situación de los 270.000 jóvenes que ni estudian ni trabajan (ninis) que, “en vez de ser factor de desarrollo, se constituirán en problemas para sí mismos, para sus familias y para la sociedad en los años venideros”.

A la vez, señalan que les inquieta “la precariedad y falta de oportunidad laboral, principalmente para los jóvenes y mujeres. Necesitamos generar fuente de trabajo para insertar a los jóvenes en empleos dignos”, puntualizan los prelados.

TRIENIO. La Iglesia dedicará tres años para tratar los temas juveniles, para lo cual se lanzará el próximo 3 de Diciembre en Caacupé el trienio de la juventud con el lema Abrazarse a Cristo Jesús.

“Queremos que estos tres años sean tiempo de gracia, de vida, de experiencias humanas enriquecedoras, de encuentro fraterno y de solidaridad de unos con otros”.

“Este año nos abocamos a conversar con los jóvenes, quienes manifestaron su alegría porque reconocieron que para el papa Francisco “Paraguay fue su país de la juventud y el encuentro con los mismos sirvió para reconocer el clamor juvenil con relación a las distintas manifestaciones estudiantiles sobre diversos hechos de interés nacional”, destaca el documento de la CEP.

Crítica. Los obispos también destacan que los jóvenes actuales son vulnerables al consumismo. “Son víctimas de egoísmos, tecnocracia dominante, el empobrecimiento de la existencia y de las relaciones interpersonales, la ideología práctica del consumismo, la atracción por las apariencias y la banalidad de las corrientes masificantes del mercado, la creciente fractura social sostenida por la indiferencia y el individualismo ‘exitista’, menciona el documento.

Agregan que también están preocupados por la ideología de género, el desprecio o la manipulación de la vida en cualquiera de sus etapas, el desarraigo de la identidad y de los vínculos de identidad. Los prelados indicaron que no quieren que estos aspectos configuren el presente y el futuro de muchas generaciones.