23 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 18 de marzo de 2017, 18:19

Piñera inicia una larga y compleja campaña electoral para volver a La Moneda

Santiago de Chile 18 (EFE).- Con asuntos pendientes en los tribunales, ácidas críticas a Michelle Bachelet y mayor competencia interna que en 2009, el expresidente Sebastián Piñera inicia la semana que viene una larga e intrincada campaña electoral para volver a La Moneda.

"No está en mis planes hoy día repostular a la Presidencia", aseguró Piñera en una entrevista con Efe hace tres años, cuando estaba a punto de concluir su mandato y gozaba de un respaldo ciudadano del 50 por ciento.

En aquel entonces, este empresario y político conservador -que en 2010 se convirtió en el primer mandatario de derechas elegido democráticamente en Chile desde hacía medio siglo- pensaba que "la centro-derecha tiene muchos liderazgos" y que era bueno "que florezcan todas las flores".

Pero en sus declaraciones de entonces había dos elementos que hacían pensar en su eventual retorno a la política.

Uno de ellos era el matiz temporal de su negativa a repostularse, lo que en un escenario tan cambiante como la política, abría la puerta a la posibilidad de que las circunstancias propiciasen que se presentara nuevamente como candidato.

El otro era el críptico mensaje que acompañaba su reflexión: "cuando llegue el momento de elegir a nuestro candidato, veremos quién es el que está mejor posicionado".

Y a día de hoy, quien que está mejor situado según todas las encuestas es él.

Vuelve así a repetirse lo que ocurrió con Michelle Bachelet, quien tras abandonar la presidencia en 2010 con un elevado apoyo popular, permaneció tres años al frente de ONU Mujeres durante los cuales se guardó mucho de responder a los emplazamientos que le hacían para que revelara cuáles eran sus planes.

Piñera, opositor a la dictadura de Agusto Pinochet y poseedor de una de las mayores fortunas de Chile, gobernó entre marzo de 2010 y marzo de 2014 en minoría parlamentaria y haciendo frente a diversos obstáculos, algunos de los cuales iban colocando en el camino sus propios correligionarios.

La superación -no exenta de conflictos- de la pesada herencia de la dictadura y la disgregación de la centro-derecha en varias formaciones políticas hacen que, a día de hoy, Piñera sea la mejor baza electoral de los conservadores. Pero no la única.

El expresidente lidera la intención de voto para las elecciones presidenciales del próximo 19 de noviembre, con un 29 por ciento.

El aspirante conservador que más cerca está de él es el senador Manuel José Ossandón, exalcalde del populoso municipio de Puente Alto y exmilitante de Renovación Nacional.

Ossandon se presenta a sí mismo como el adalid de la derecha social, frente a Piñera, a quien vincula con la derecha económica, una opinión que comparte el diputado derechista Jose Antonio Kast, quien hastiado por la forma en que la Unión Demócrata Independiente encaró los casos de corrupción, renunció a una militancia de veinte años y ahora se postula para la Presidencia.

Salvo alguna que otra escaramuza, Sebastián Piñera se ha mantenido alejado de la contienda política en los primeros tiempos del Gobierno de Bachelet.

Pero en los últimos meses, esta actitud ha cambiado. El exgobernante ha criticado las reformas (laboral, tributaria, educativa) impulsadas por el Ejecutivo, que a su juicio "están causando un daño al país que puede ser permanente", y también ha reprochado el proceso para elaborar una nueva Constitución.

Pero, sin duda, el ataque más directo se produjo esta semana, cuando el exmandatario exigió a la Presidencia de la República que fuese "más respetuosa con la verdad", en alusión a la información facilitada por La Moneda sobre visitas de empresarios que él recibió cuando gobernaba.

"La política se ha puesto muy dura -dijo con indisimulado enojo-, muchas falsedades, muchas mentiras, mucha odiosidad, muchos ataques, mucha instrumentación de las fiscalías y el Poder Judicial para atacar a los adversarios políticos".

La polémica sobre la separación entre su negocios y su actividad política se ha ido intensificando a medida que se aproxima la fecha del anuncio de su postulación.

Algunos analistas consideran que los asuntos judiciales podrían poner en solfa la carrera del exmandatario a La Moneda.

Y ello porque el expresidente enfrenta un proceso en los tribunales por el presunto uso de información privilegiada en la compra de la pesquera peruana Exalmar cuando era jefe de Estado y Perú y Chile mantenían un litigio marítimo en la Corte Internacional de La Haya.

Además, recientemente un juez determinó la ampliación de una querella presentada por un diputado comunista en relación con una inversión realizada por la familia del exgobernante en la empresa minera Dominga.

El próximo lunes, Sebastián Piñera anunciará oficialmente que se postula a la reelección en los comicios de noviembre, un paso necesario para cumplir su sueño de regresar a la Presidencia pero que no le garantiza la vuelta al poder.