3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 11 de noviembre de 2016, 21:35

Piden a Interpol detener a exdirectivos de la casa de valores panameña

Panamá, 11 nov (EFE).- El Ministerio Público de Panamá pidió una alerta roja a la Interpol para conseguir la detención de los exdirectivos de la casa de valores Financial Pacific Iván Clarke y West Valdés, investigados en el caso de la concesión irregular de un préstamo de 9 millones de dólares de la estatal Caja de Ahorros.

Así lo informó hoy el secretario general de la Procuraduría General de la Nación (PGN), Rolando Rodríguez, quien dijo que Clarke y Valdés han sido acusados por el delito contra la administración pública dentro de esta investigación.

Rodríguez señaló en declaraciones al canal TVN que la solicitud de alerta roja fue "comunicada formalmente en el día de hoy" a la oficina de Interpol Panamá, en virtud de que se tiene información de que ambos se encuentran fuera del país.

El secretario de la PGN añadió que la petición a la Interpol se dio luego de que el pasado 7 de noviembre la fiscal primera anticorrupción del Ministerio Público (MP), Tania Sterling, ordenase la conducción de los dos exdirectivos de Financial Pacífic (FP).

Añadió que hay otras personas, que no identificó, con "autoría y participación" dentro del mismo caso que no están en el país y sobre las cuales también se ha girado la alerta roja.

El MP abrió un expediente a la junta directiva de la Caja de Ahorros (CA) de 2009 a 2014 por la supuesta comisión del delito contra la administración pública en su modalidad de diferentes formas de peculado, en perjuicio del banco estatal.

El préstamo concedido iba destinado a la construcción de un centro de convenciones en la capital, adjudicado en 2012 al consorcio HPC-Contratas-P&V, ligado al exvicepresidente Felipe "Pipo" Virzi (1994-1999) y a allegados del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014).

Sin embargo, de acuerdo con las investigaciones del MP, los empresarios del consorcio pidieron que la línea de crédito fuera entregada a distintas empresas que no estaban relacionadas con la obra y que luego saldaron sus compromisos con el banco.

El pasado 18 de octubre la Fiscalía indicó que acusaría a todos los miembros de la junta directiva en el período investigado, entre seis y nueve personas, de las que una parte tiene medidas cautelares en libertad.

Dentro de la pesquisa, según Rodríguez, se determinó que los directivos aprobaron el crédito con una "urgencia sospechosa", el 31 de diciembre de 2012, sin la formalidad que exigen los procedimientos del banco, pero que ahora nadie recuerda el acta que contiene la decisión.

La defensa de los implicados ha argumentado que como el crédito ya fue cancelado por las empresas que lo recibieron, no tiene sentido la investigación.

Pero la Fiscalía ha reiterado en varias ocasiones que el hecho de que el préstamo haya sido saldado no elimina la posibilidad de la conducta delictiva al momento de su aprobación.

Versiones de prensa local señalan que el préstamo fue utilizado para ayudar a tapar un "agujero" de cerca de 12 millones de dólares en FP, por lo que se investiga a esta casa de valores y a sus exdirectivos Valdés y Clarke, y a las exempleadas Mayte Pellegrini y Mariel Rodríguez.

En diciembre de 2015, la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV) de Panamá sancionó con multas millonarias y amonestaciones públicas a estas cuatro personas por el desfalco millonario a FP.

Específicamente, fueron sancionados por "apoderarse de dineros de clientes de una entidad regulada que se le confiaron en razón de su licencia expedida por la SMV", y por la falsificación de registros o información financiera de una entidad con licencia expedida por la Superintendencia, según una resolución del ente regulador.

La SMV decidió sancionar al exdirectivo Ivan Clare por la suma de 1.000.000 de dólares y a West Valdés por 800.000 dólares.

La medida se tomó debido a la "aparente sustracción" entre los años 2009 y 2012 de aproximadamente 7.000.000 de dólares de los clientes.