23 de febrero
Viernes
Poco nublado con tormentas
21°
33°
Sábado
Parcialmente nublado con chubascos
23°
32°
Domingo
Mayormente nublado
23°
34°
Lunes
Mayormente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
lunes 3 de octubre de 2016, 01:00

Piden imputar a dos más por muerte de una menor en el río

Félix Benítez, padre de la menor Liz Carolina, quien murió ahogada en el río Acaray luego de que la joven haya escapado con su novio Agustín Fretes, a bordo de una motocicleta conducida por Luciano Riveros y presuntamente bajo la complicidad del hermano del novio, Lorenzo Fretes, llegó hasta la redacción de este medio para buscar una ayuda en la Fiscalía General del Estado, para ver la posibilidad de incluir en el proceso a los otros dos presuntos cómplices de la ex pareja de su hija.

“Yo solo pido que los otros dos, en este caso Lorenzo Fretes y Luciano Riveros, vayan también a la cárcel, ya que ellos fueron los que ayudaron a Agustín para llevarla a mi hija lejos de su casa, aprovechando la inocencia de una menor”, explicó Félix Benítez.

Este manifestó que hasta el momento el caso está caratulado como violación de la patria potestad y dentro de la investigación está un presunto homicidio culposo, que el padre de la menor fallecida pide que este último delito sea incluido en la carpeta fiscal.

Benítez dijo que este Agustín Fretes había admitido en la cárcel que Liz Carolina murió ahogada cuando ambos estaban cruzando el río Acaray, que el hombre la soltó del brazo y la correntada la arrastró hasta desaparecer.

Sin embargo, en la carpeta fiscal está escrito que la menor murió ahogada cuando intentó cruzar sola el río, sin la ayuda de nadie.

La desaparición de la niña ocurrió en la madrugada del 1 de setiembre pasado, cuando Agustín Fretes prácticamente raptó a la menor de su casa para llevarla hacía el río Acaray, ayudado presumiblemente por Luciano Riveros, su amigo, mientras que el hermano del novio, Lorenzo Fretes, esperó a la pareja en la otra orilla del río para llevarlos hacia un rumbo desconocido.

Pese a que varios testigos fueron a declarar, ninguno de los nombrados fue detenido. Solo Agustín Fretes está recluido en la cárcel regional.