8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Mayormente nublado
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
sábado 30 de julio de 2016, 01:00

Petropar define bufete el martes

El presidente de la estatal de combustibles, Eddie Jara Rojas, dijo ayer que la próxima semana decidirán la contratación de uno de los bufetes jurídicos que entrevistaron los emisarios de la empresa para defender a Petropar en el proceso iniciado por la venezolana Pdvsa.

La demanda fue presentada ante la Cámara de Comercio Internacional (CCI), en reclamo del pago de una deuda de USD 265 millones más el dos por ciento de interés anual.

Indicó que mantuvo una videoconferencia con los abogados Sebastián Irún y Daniel Álvarez, quienes informaron detalles de lo conversado con seis bufetes jurídicos en Francia.

Adelantó que ya preseleccionaron dos estudios jurídicos reconocidos en Francia, que tienen experiencia internacional en temas arbitrales y casos similares al que enfrenta Petropar. “Entre el lunes y el martes de la próxima semana ya vamos a decidir la contratación de uno de los bufetes”, puntualizó.

Indicó que Irún y Álvarez se quedarán en Francia para cerrar la contratación del bufete elegido.

ÁRBITRO. Jara Rojas mencionó que todos coinciden en que el paso lógico y la ruta crítica es obviamente elegir el bufete que defenderá a la empresa y estarán en la designación del árbitro ante la CCI.

“La Corte de la Cámara de Comercio tiene tres miembros. Uno designado por Pdvsa, otro por Petropar y entre ambos eligen al tercero”, enfatizó.

Sobre el costo de la contratación, dijo que están negociando y barajando montos, pero en esto se tiene que aclarar que si la CCI no se declara competente, se pagará solo por las horas trabajadas, pero si el proceso sigue, podría terminar en dos años, y el costo será otro. Estimó de nuevo que el total de gastos sería dos millones de dólares.

Finalmente, el titular de Petropar señaló que el argumento central de defensa se mantiene en que las diferencias entre las empresas se deben definir según el Acuerdo Energético de Caracas, de manera amistosa, y considera que no pueden ser llevadas a una instancia de arbitraje como el citado organismo internacional.