5 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 21 de julio de 2016, 01:00

“Pese a tener datos, nunca fui llamada para declarar”

“Pese a tener datos sobre la situación de los heridos en el caso Curuguaty, nadie me llamó para declarar en el proceso y eso me resultó muy llamativo, inclusive hice un informe de mi trabajo, pero a nadie le importó”, comenzó diciendo la comisario general inspector (SR) Concepción Giménez, ex directora del Policlínico Policial Rigoberto Caballero.

La ex directora del Policlínico Policial sostiene que cuenta con un informe completo del historial clínico de los heridos. “Durante ese día llegaron seis heridos al hospital, además de los seis fallecidos. Los heridos estaban sumamente graves, todos fueron llevados a cirugía”, explicó.

Hasta dicho hospital llegaron, luego de ser transportados en avión desde Curuguaty, el comisario principal Miguel Anoni, el oficial primero Antonio Gaona, el suboficial mayor Agustín Duarte, el suboficial primero Alcibiades Benítez. Además de los suboficiales segundo Nelson Zaracho y Francisco Morínigo.

Sostuvo que el comisario principal Miguel Anoni fue intervenido por peritonitis fecal y que estaba a punto de morir cuando fue sometido a cirugía. “A mí me dijeron que el comisario principal Anoni ya había muerto, pero él llegó muy mal herido y tuvimos que realizarle varias cirugías, mucho tiempo pasó para su recuperación”, recordó.

Mientras que el suboficial Nelson Zaracho llegó con rotura de mandíbula, por lo que requirió una reconstrucción facial. Pese a decir que tiene desconocimiento de balística, manifestó que las heridas que recibieron los agentes eran desgarrantes y con armas de grueso calibre.

Giménez aseguró que todos los heridos hasta ahora soportan un shock sicológico, más de uno ya no quiere participar en ningún allanamiento siquiera. Lamentó que todos ellos hayan sido olvidados prácticamente por la cúpula policial.