6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado con tormentas
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
miércoles 27 de julio de 2016, 01:00

Perverso interés particular

Por Samuel Acosta – En Tw @acostasamu
Por Samuel Acosta

¡Déjense de joder!... Fue la primera frase que me brotó cuando supe que el Ministerio de Obras Públicas ya no incluiría el centro de la ciudad de San Lorenzo en el circuito del proyecto del Metrobús.

El significado de joder es "fastidiar mucho a alguien, estropear o impedir que algo salga bien". Aclarado el punto, a las autoridades de este Municipio les repito: Señores, ¡déjense de joder!

Soy uno de los miles de ciudadanos que pierden a diario un par de horas de su vida para pasar el cuello de botella que se forma a diario en la calle Julia Miranda Cueto.

Literalmente, el microcentro es un desastre. Comercios que usurpan el espacio público ampliando su salón de ventas a la vereda, mesiteros que ocupan parte de la calzada y hasta roban energía eléctrica de la ANDE con conexiones clandestinas (esto ya ocasionó incendios).

Un tránsito caótico que, para colmo, tiene el condimento de que no falta el inadaptado que se estacione frente a un local comercial con las luces en stop, generando más y más despelote.

Estos mismos comerciantes que se pasan las ordenanzas municipales por la tangente, tienen encima la caradurez de salir a decir NO a un proyecto que busca no solo mejorar el tránsito en la zona, sino también brindar un servicio básico como el desagüe pluvial, que hoy es inexistente.

Se calcula que serían 300.000 los usuarios que utilizarán el sistema Metrobús, pero con la decisión que tomó la Junta Municipal de San Lorenzo, estos tendrán que seguir soportando el caos para cuidar intereses de unos cuantos comerciantes que no tienen ninguna autoridad moral de reclamo estando en falta.

En estos últimos años tuve la suerte de poder viajar y conocer cómo funciona en la región el sistema Metrobús en Curitiba, Florianópolis, Lima, Bogotá y Buenos Aires. En algunas de estas ciudades, incluso solo para conocer la experiencia, hice un viaje y, de verdad, los ciudadanos del área metropolitana nos merecemos un servicio similar.

Es mentira que las avenidas deban ser enormes para que el metrobús funcione bien. En Bogotá, el año pasado, vi cómo varios tramos eran de apenas dos carriles y el tráfico fluía rápido gracias al carril exclusivo.

El valor de los inmuebles en las zonas donde pasa el metrobús, que allá tiene el nombre de Transmilenio, se elevó diez veces y, como hay aglomeración de pasajeros en las zonas de las paradas, estos comercios repuntaron notablemente sus ventas.

En síntesis: Esta historia de que "morirá el comercio" es una falacia y está sustentada en argumentos donde prima el perverso interés particular sobre el colectivo. Me molesta la estúpida decisión que tomaron los concejales sanlorenzanos, aplaudo la reacción de las comisiones vecinales que piden el servicio y le reclamo al MOPC que se salga de la actitud de pichado y priorice a la gente, realizando la obra tal y como estaba prevista.