6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
miércoles 27 de julio de 2016, 01:00

Pavão se atrincheró en Tacumbú y recién anoche pudo ser trasladado

En la mañana la policía ingresó al penal para llevar al hombre requerido en Brasil por narco, pero un juez evitó su cambio de prisión. Tras una movida en el Ministerio de Justicia fue enviado a la Agrupación.

Luego de un tira y afloja entre las autoridades pertinentes, y el cambio de la ministra de Justicia, Carla Bacigalupo, por parte del presidente de la República, Horacio Cartes, anoche, cerca de las 22.00, se logró el traslado del narcotraficante requerido por la Justicia brasileña Jarvis Chimenes Pavão a la Agrupación Especializada de la Policía Nacional. Pavão se encontraba recluido en el penal de Tacumbú.

El traslado se debe al cumplimiento de una orden administrativa dispuesta por el nuevo ministro de Justicia, Éver Martínez Fernández, debido a sospechas de las autoridades penitenciarias de que el hombre requerido por la Justicia brasileña por narcotráfico y condenado por lavado de dinero y asociación criminal en el país estaría involucrado en el intento de detonar dinamitas en gel para una fuga masiva de internos en la noche del lunes.

Pavão fue llevado a la sede de la Agrupación, pese a que ayer, cerca de las 13.30, se había atrincherado en su celda para evitar un eventual traslado. "Yo no salgo de acá sin una orden judicial", había dicho Pavão a los altos jefes policiales, según confirmó a ÚH el comisario Enrique Isasi, jefe de la Agrupación Especializada, quien participó en el operativo.

Para tal procedimiento se montó un impresionante despliegue policial –compuesto por cascos azules listos para actuar, agentes especiales de la FOPE con máscaras antigás y fuertemente armados; agentes especiales con canes especialmente entrenados, liderados por los comisarios Bartolomé Gustavo Báez, director general de Apoyo Técnico, y el comisario Isasi– que sitió la entrada de la Penitenciaría Nacional de Tacumbú.

Los policías finalmente no ingresaron y se retiraron del lugar minutos después, ya que llegó un oficio del juez Rubén Ayala Brun, que recordaba a las autoridades penitenciarias que existe una resolución firmada hace dos años donde consta que el brasileño debe guardar reclusión en Tacumbú.

Resolución del 2014. El juez Ayala Brun aclaró que envió el oficio por pedido del abogado Jorge Prieto, uno de los defensores de Pavão, a quien habrían manifestado que no existe ningún documento que impida el traslado a otra sede penitenciaria.

Al parecer, las autoridades tenían la intención de llevarlo a la Agrupación Especializada, pero los abogados y el mismo Jarvis se negaban a ese traslado porque –según admitió Laura Casuso, otra de sus defensoras– el brasileño tiene enemigos en la sede policial y allí está en peligro su integridad física.

El director del penal de Tacumbú, Luis Barreto, fue interceptado por los medios cuando se disponía a abandonar su lugar de trabajo. Antes de subir a su automóvil, Barreto dio otra versión sobre la presencia policial.

Aseguró que los mismos vinieron a firmar el acta de procedimiento realizado en la mañana de ayer, cuando la policía ingresó al penal ante la sospecha de un intento de fuga masiva.