22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 8 de mayo de 2017, 16:50

Patronal dice a Morales que el alza salarial es un "golpe duro" y pide paliativos

La Paz, 8 may (EFE).- Los empresarios explicaron hoy al presidente de Bolivia, Evo Morales, que el aumento salarial decretado para este año es un "golpe duro" al sector y le propusieron paliativos para compensar los efectos de la decisión.

El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Ronald Nostas, anunció la propuesta al Gobierno de diez medidas "paliativas" y "prioritarias" para compensar los efectos del aumento del 10,8 % del salario mínimo (hasta los 287 dólares) y de un 7 % el sueldo básico.

Nostas hizo el anuncio a los medios después de tres horas y media del encuentro celebrado con Morales; el vicepresidente del país, Álvaro García Linera; los ministros de Economía, Luis Arce; de Planificación, Mariana Prado, y de la Presidencia, René Martínez.

Sin embargo, el dirigente de los empresarios no concretó en qué consisten las medidas propuestas, aunque dijo que "el presidente las ha recibido muy bien".

En su declaración, Nostas insistió en que la subida salarial tendrá efectos perniciosos porque incrementará el aumento del empleo informal -que en Bolivia se calcula en torno al 70 %-, en la creación de empleo formal y en la estabilidad del sector privado.

Nostas también lamentó que el Gobierno de Morales solo pactó la subida salarial, hecha oficial el 1 de mayo para celebrar el Día de los Trabajadores, con la mayor central sindical del país, la Central Obrera Boliviana (COB), sin tomar en cuenta a los empresarios.

El presidente de la CEPB agregó que su organización está a favor de los incrementos salariales, pero en unas cifras que permitan "la sostenibilidad de las empresas".

"Obligar al sector empresarial a cumplir con estas obligaciones nunca va a ser una buena medida", advirtió.

Según Nostas, entre los empresarios hay "un desánimo bastante pronunciado" por "el tema salarial".

"Desde el momento en que hemos sido excluidos hasta el momento que se ha tomado la decisión de un incremento en los niveles que se ha tomado ha sido un golpe muy duro, se lo hemos explicado al presidente hoy día y lo volvemos a ratificar públicamente", afirmó.

Asimismo, sostuvo que el mercado interno se ha vuelto "complicado para las empresas" por la "invasión" del contrabando.

A su turno, el ministro de Economía, Luis Arce, explicó a los medios de comunicación que el Gobierno va a establecer al menos tres mesas de trabajo para dialogar con los empresarios privados y adelantó que Morales anunciará medidas económicas este martes.

Entre las diez medidas propuestas por los empresarios, Arce adelantó que algunas tienen relación con temas impositivos, productivos, normativos y de arbitraje.

Arce cuestionó que los incrementos salariales vayan a tener los efectos que señala la CEPB y dijo que otros países como Paraguay tienen costes laborales más altos y las empresas privadas continúan creando empleo.

Destacó que Bolivia mantiene las mejores cifras de crecimiento de la región y que todos los sectores, excepto el hidrocarburífero e incluido el agropecuario, han crecido el último año.

Arce añadió que, durante la reunión, hubo un debate sobre el tema de "cuánto aporta la productividad del capital" o "la gestión empresarial, de la innovación tecnológica, de los mejores procesos de producción que deberían incorporarse en el sector privado".

El alza salarial decretada para este año está por encima de la inflación del 4 % de 2016 y debe aplicarse de forma obligatoria y retroactiva a enero, aunque las empresas del Estado con problemas financieros están exentas de hacerlo.