21 de agosto
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 6 de agosto de 2017, 01:00

Pasó 6 meses en prisión sin ser notificado de su causa

Jorge Luis Galeano fue imputado por hurto agravado el 4 de julio de 2016 y además se ordenó su detención. Sin embargo, ahora el Tribunal de Apelación en lo Penal, Primera Sala, anuló el proceso. La razón: porque Galeano fue notificado del inicio de su causa penal incluso después de su acusación.

El encausado compareció para su audiencia de imposición de medidas el 20 de febrero de 2017. Es decir, para entonces ya llevaba privado de su libertad seis meses, a pesar de que el Código Procesal Penal refiere que una persona detenida debe ser puesta a disposición del Juzgado en el plazo de 24 horas, para que resuelva la procedencia de la prisión preventiva. Desde esta fecha cumplía efectivamente su prisión preventiva.

“El plazo establecido ha transcurrido excesivamente, que es imposible dejar de observar la vulneración de los derechos del mismo”, refiere una parte del escrito resuelto en fallo divido por los camaristas Gustavo Santander, Gustavo Ocampos y Pedro Mayor Martínez. Este último mencionó que se debía disponer el sobreseimiento definitivo de Galeano.

Ante esta decisión, el Tribunal de Alzada ordenó la libertad inmediata del imputado.

La fiscala adjunta Alba Rocío Cantero apeló la providencia del 25 de abril de 2017, ya que el juez Alcides Corbeta remitió la causa a la Fiscalía General, sin que el proceso penal se haya iniciado legalmente. Incluso, la representante del Ministerio Público explicó que el imputado no podía ejercer su defensa, conforme lo garantiza la Carta Magna. “El proceso formalmente no ha sido iniciado; por tanto, la situación del encausado se halla incierto y además se halla obstaculizada”, indicó la agente fiscal.

La fiscala Teresa Ruiz Díaz imputó al joven el 4 de julio de 2016; luego el 28 de diciembre solicitó el sobreseimiento provisional y el 14 de marzo de este año presentó el requerimiento conclusivo, por lo que el magistrado fijó para el 28 de marzo la audiencia preliminar, donde decidió dar trámite de oposición y fue ahí que la fiscala Cantero se percató de la irregularidad.