22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
24°
33°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
miércoles 29 de marzo de 2017, 01:00

Parroquia recibe un monto ínfimo de parte de concejales que talan árboles

El párroco de la parroquia San Antonio de Padua, de la ciudad de Juan E. O’Leary, Ecar Rolón Paredes, afirmó que los concejales municipales que tienen a su cargo la tala de árboles por la ampliación de la ruta 7 y comercialización de la madera, aportaron una suma de dinero para el templo, pero no muy significativa.

Un equipo periodístico de ÚH y Latele fue hasta la parroquia ubicada en el centro mismo de la ciudad, donde consiguió conversar con el religioso.

Este reconoció haber recibido un dinero “no muy importante” de parte de los ediles, aunque no pudo precisar el monto.

“Recibimos dinero de la venta del metro. Muy importante no, pero siempre dinero es dinero, por más chico que sea (…)”, afirmó.

Según indicó, también se le entregaron a la parroquia algunos árboles que pueden ser destinados para hacer bancos y muebles.

Resulta que el intendente de O’Leary, Francisco de Jesús Amarilla (PLRA), autorizó mediante nota a tres concejales municipales que derriben los árboles en las zonas afectadas por la duplicación de la ruta. El jefe comunal ordenó que los troncos retirados sean donados a la parroquia San Antonio de Padua, “para la ampliación del templo”.

En ninguna parte del escrito se autoriza a los ediles a comercializar la madera de los árboles, que es lo que hoy se encuentran realizando.

En el documento también se menciona a un tal Hilario Villalba como responsable de la parroquia, para trabajar junto a los concejales en la tala de los árboles.

“Yo lo único que hago es aceptar la donación que me viene y controlar lo que se vende”, dijo el religioso.

En otro momento, señaló que comprende el cuestionamiento de la ciudadanía y agregó que se siente “entre la espada y la pared”.

Se le consultó si le consta que los políticos se estén quedando con gran parte de las ganancias.

“Deben quedarse con alguna ganancia (...)”, se limitó a contestar.

Más de 200 árboles de distintas especies deben ser echados en esta ciudad, según se aprecia en la autorización.

Gerardo Cáceres es uno de los concejales que tienen a su cargo la tala de los árboles. El mismo afirmó al equipo periodístico de ÚH y Latele que de cada venta que realiza, a la parroquia le corresponde aproximadamente G. 11.000. Comercializa el metro cúbico de madera a G. 32.000.