8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 30 de julio de 2016, 12:47

París intenta, con Kerry y Abás, relanzar el proceso de paz Israel-Palestina

París, 30 jul (EFE).- El jefe de la diplomacia francesa, Jean-Marc Ayrault, trató de reactivar hoy en París la iniciativa francesa para reavivar el proceso de paz entre palestinos e israelíes con sendos encuentros con su homólogo estadounidense, John Kerry, y con el presidente palestino, Mahmud Abás.

Ayrault pretende evitar que entre en vía muerta esa iniciativa, que dio lugar a una conferencia internacional organizada el pasado 3 de junio en la capital francesa, a la que asistieron los ministros de Exteriores de 26 países, así como representantes de organizaciones multinacionales, pero de la que voluntariamente se excluyó a las dos partes en conflicto.

El ministro francés, según explicó en una escueta declaración su departamento, recibió esta tarde a Kerry para examinar la marcha de ese procedimiento "para la paz en Oriente Medio" auspiciado por París, pero que se enfrenta a un obstáculo, la oposición del Gobierno israelí que encabeza el primer ministro, Benjamin Netanyahu.

El Ministerio francés de Exteriores subrayó que Ayrault y Kerry "continúan su coordinación sobre este asunto", mientras que el departamento de Estado estadounidense puso el acento en que ambos coincidieron en que hace falta "un liderazgo fuerte de todas las partes para reducir la violencia y dar pasos que puedan conducir a discusiones significativas".

El portavoz del departamento de Estado precisó que la conversación versó sobre "los esfuerzos internacionales para conseguir una solución de dos Estados, incluyendo las iniciativas propuestas por Francia y Egipto".

Tras esa cita de los dos responsables de Exteriores, el ministro francés se entrevistó con Abás, "para -de acuerdo con su departamento- trabajar en la puesta en práctica de esa iniciativa".

La idea defendida por Francia, y que puso en común el 3 de junio, es crear las condiciones y un marco de confianza para, sin sustituir a las partes en el proceso de paz (israelíes y palestinos), trazar los parámetros de unas futuras negociaciones, que por ahora están rotas.

Ayrault había insistido entonces, para evitar suspicacias, en que no se pretende sustituir a los que deben ser los protagonistas, pero sí crear un clima propicio, sobre todo teniendo en cuenta su análisis de que la solución que buena parte de la comunidad internacional comparte -la de los dos Estados- está en grave peligro por la proliferación de la violencia y la colonización por Israel.

Francia dice temer una radicalización de las posiciones extremistas de unos y otros ante el estancamiento total del proceso de paz desde 2014.

Netanyahu ha dejado claro que no le gustan las maniobras que vienen del exterior, que los intentos de imponer acuerdos mediante conferencias internacionales sólo contribuye a que las demandas de los palestinos se hagan más extremas, y que él apuesta por negociaciones directas, sin condiciones previas ni intromisiones.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) prefiere, sin embargo, un enfoque multilateral en el que la comunidad internacional actúe de notario y asuma responsabilidades, entre otras cosas porque acusa a Israel de haber incumplido los acuerdos pasados.

Ayrault y Kerry aprovecharon también para abordar otra crisis candente de Oriente Medio, la guerra en Siria y las consecuencias que ese conflicto tiene, también en Occidente con los repetidos atentados de las últimas semanas reivindicados por el Estado Islámico (EI).

Kerry aprovechó para reiterar su pésame por las víctimas de los dos últimos atentados en Francia, la matanza de Niza el 14 de julio (84 muertos y cientos de heridos) y el ataque contra una iglesia de Normandía (un cura octogenario muerto y un feligrés herido).

De acuerdo con su portavoz, el jefe de la diplomacia estadounidense subrayó el compromiso de su país para encabezar los esfuerzos para derrocar al EI y "desmontar su falsa narrativa".

Ayrault y Kerry examinaron la situación en la septentrional siria de Alepo, cercada por fuerzas del presidente sirio, Bachar el Asad, lo que dijeron les causa una "gran preocupación", y de los contactos entre Washington y Moscú para un cese de las hostilidades que abra la posibilidad de negociaciones entre el régimen de Damasco y la oposición.