8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 26 de junio de 2016, 01:00

Pareja de Pérez Corradi habla de arreglos con agentes de Interpol

Un audio en que se escucha a Gladys Delgado Brítez, pareja de Ibar Pérez Corradi, permitió bosquejar cómo vivió por cuatro años en nuestro país uno de los hombres más buscados por la Justicia argentina, acusado de ser autor de un triple crimen y de tráfico de efedrina, entre otros.

Gladys relató, aparentemente sin saber que la grababan, que llevaba una vida normal en Ciudad del Este; estudiaba Medicina y vivía como una ciudadana más.

Reveló que la Interpol Paraguay allanó varias veces la casa donde residían, pero que en todas esas ocasiones su marido arregló con los agentes para dejarlo en libertad.

“Él vino aquí en marzo (del año 2012) y nosotros nos conocimos en agosto. Nunca me contaba nada; sentía que había algo raro”, contó la mujer, en aparente situación de plena confianza con el interlocutor. Lejos de la vida de lujos, como suele describirse a las familias vinculadas al narcotráfico, la mujer resaltó en esta grabación que llevaban una vida muy modesta en Ciudad del Este y que no contaban con dinero en efectivo. Cada vez que necesitaba dinero, Pérez Corradi le pedía que contacte con su jefe, un árabe de quien no sabe su identidad, y que este le proporcionaba el efectivo.

EL AS. “Tengo una grabación de cuando fue el arreglo; ellos se van a cagar todito; alrededor de 3 a 4 meses pagó”, contó la mujer; luego agregó de forma contundente: “¿Por qué pensás que en cuatro años que vivió en Paraguay nunca le agarraron?”.

Según dijo, su marido pagó 100 mil dólares a agentes de Interpol apostados en Ciudad del Este para que lo liberen tras una detención, en mayo de 2015.

Según la mujer, los últimos tiempos llegaron a una precariedad económica tal que ella planteó a su marido abrir un negocio de venta de ropas en Foz de Yguazú, donde se habían instalado en los últimos tiempos, pero que el hombre le había contestado que no tenía dinero consigo, que estaba parado y no tenía cómo sobrevivir.