26 de septiembre
Martes
Mayormente despejado
19°
33°
Miércoles
Muy nublado
21°
33°
Jueves
Mayormente nublado con tormentas
20°
32°
Viernes
Chubascos
18°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
domingo 16 de julio de 2017, 11:49

Paraguay y su reto de formar a su bono demográfico para 2030

La economista líder del Banco Mundial, Elizabeth Ruppert Bulmer, destacó en una entrevista que Paraguay deberá adecuar la formación de su bono demográfico a la demanda empresarial, teniendo en cuenta que hasta 2030 se incorporará casi un millón de personas al mercado laboral.
EFE

Las estimaciones del organismo internacional cifran el crecimiento en 66.000 nuevos puestos de trabajo cada año, desde 2015, para llegar a 999.000 nuevos trabajadores en 2030.

Por el momento, se están creando 72.000 nuevos puestos de trabajo neto anual, según los pronósticos presentados esta semana en Asunción por el Banco Mundial.

"Hemos hecho estos cálculos para ser bastante conservadores, si nada cambia, si todo continua en estas mismas tendencias de tasa de participación y crecimiento, va a llegar a esta creación", confirmó la experta.

Desde el Banco Central, creen que esa meta de incorporar a un millón de personas es posible de alcanzar si la economía mantiene un crecimiento anual del 3,7 %.

No obstante, Ruppert aclaró que tampoco hay que descartar "choques a la economía en el crecimiento o en el mercado de materias primas".

Aun así se mostró optimista porque "la otra fuente de crecimiento son los empleos y es un buen indicador de aumento de los ingresos", además, la diversificación en la nueva oferta de trabajo también afianza este progreso.

Ruppert incidió en que es importante encontrar un punto común entre la oferta y la demanda, pero solo se conseguirá a través de la educación.

"El acceso a la educación va a afectar a acceso a buenos trabajos", comentó la experta, en alusión a un país en el que la brecha entra la educación rural y urbana es de cuatro años.

Además matizó que no basta solo con aumentar los años de formación, sino con ligar los currículos "a lo que buscan en el sector privado".

"Más educación no va a estar ligada con un salario más alto si lo que buscan los empleadores no es exactamente lo que están enseñando", añadió.

La educación también facilita el acceso a un puesto de trabajo formal, entendido como tal aquel en el que se contribuye a la Seguridad Social o se tiene un Registro Único del Contribuyente (RUC).

El informe presentado esta semana por el Banco Mundial muestra que el 71 % de los empleos en Paraguay en 2015 eran informales, frente a un 29 % formales.

En opinión de Ruppert, la solución a la informalidad laboral no pasa tanto por aplicar medidas punitivas, ya que "si las sanciones son demasiado altas, van a impulsar menos formalización".

"Lo importante es ver cómo mejorar las actividades informales para que se formalicen", opinó y abogó por "informar sobre cuáles son las ventajas de estar formal y ofrecer incentivos como formación, financiación, mejor acceso o créditos".

El ritmo de crecimiento de los demandantes de empleo deberá ir acompañado por un aumento en la oferta, que, según la economista, "necesita venir del sector privado, porque no es sostenible de otra manera".

El sector privado también necesitará mejorar su atractivo para los futuros trabajadores, ya que hasta ahora el sector público ofrece mejores ventajas, "como salarios altos, aunque no altísimos".

A pesar de que Ruppert se considera una "persona de datos", cree que la cara del trabajador paraguayo es la "de un hombre con trabajo informal, porque la tasa de participación masculina es más alta".

En el caso de las mujeres, muchas trabajan por cuenta propia o en sectores como el comercio o los servicios, según el informe, aunque la economista destacó que "las mujeres que tienen una cualificación más alta van a trabajar para el Gobierno porque son las mejores".

En lo referente a los salarios, la remuneración de los trabajadores aumentó en los últimos años y es una tendencia que llama la atención de la experta, ya que a pesar de la entrada de nueva mano de obra, los salarios no decrecen.

"Si hay un flujo de mucha gente, van a bajar los salarios y yo esperaría una presión a la baja, pero hay mucha gente que está entrando, y no están bajando", concluyó.