miércoles 23 de abril
Cotización del DÓLAR
G 4400
compra
G 4475
venta
DÓLAR
G 4400
compra
G 4475
venta
PESO AR
G 420
compra
G 460
venta
REAL
G 1870
compra
G 1950
venta
PESO UY
G 190
compra
G 280
venta
EURO
G 5950
compra
G 6200
venta
YEN
G 35
compra
G 44
venta
clima
18º C
Despejado
Edición Impresa
Economía
domingo 9 de diciembre de 2012, 00:00

Paraguay: PIB al cambio de año

0
Imprimir Agrandar Achicar
Con el fin de año en cierne, son numerosos los estudios y las estimaciones, tanto del sector público como del privado, por saber si terminaremos regular el 2012 y empezaremos bien el 2013. Esto es en términos del crecimiento del producto interno bruto (PIB).

A estas alturas del año, los diversos pronósticos sobre el 2012 nos sacan el susto del primer semestre pasado: la economía no caerá tanto como se había pronosticado. Las oscilaciones van de -0,5% a -1,5%. Tomemos un razonable punto intermedio de -1,0% de merma en el PIB. De ser así, en cifras oficiales llegaríamos este año a unos 25.000 millones de USD.

El promedio de crecimiento del último quinquenio 2008-2012, incluyendo en el cálculo a la actividad de las entidades binacionales hidroeléctricas Itaipú y Yacyretá, estaría por 3,8% anual. La sumatoria nominal en ese lapso da 18,8%. Este crecimiento en promedio es bueno sabiendo que la población crece alrededor del 1,7% anual. Por lo tanto, el aumento de la producción es más de dos veces superior al de la población en los últimos 5 años.

Las predicciones de crecimiento son muy buenas: la franja de oscilación va de 10% a 11% para el 2013. Se desconoce aún si en las mismas fue incluida la actividad de las mencionadas hidroeléctricas, que suelen ejercer una influencia nada despreciable. Pero aún así, aunque con ellas el margen de variación esté en torno al 10%, el aumento pronosticado para el nuevo año es nuevamente extraordinario y ya cercano al récord del 2010.

NI EUFORIA NI DEPRESIÓN. Este anuncio auspicioso puede volver a poner eufóricos a algunos. En realidad, dados los fuertes altibajos de nuestra actividad económica, de un año a otro, siempre es mejor tomar promedios que poner la lupa en un gran salto, como el que se predice para el 2013, o en una gran caída, como la que tuvimos en el 2009 (-4%). Así evitaríamos sufrir de euforia y de depresión, respectivamente. Ambos extremos no hacen bien a nadie.

Ojalá que esta vez no se repita el ridículo espectáculo del 2010, cuando líderes gubernamentales como empresariales se ufanaban del crecimiento del 13,1% adjudicándose los méritos. En años de bonanza, todos quieren ser el "padre de la criatura". Así, los años de caída de la actividad económica, como es de esperar, terminan siendo "huérfanos". Unos se echan el fardo a los otros y viceversa. En realidad, la responsabilidad, tanto en años de prosperidad como de fracaso económico, es de todos, tanto del sector público y privado como de las organizaciones de la sociedad civil.

GRAVES PROBLEMAS SOCIALES Y ECOLÓGICOS. Como al año nuevo se lo ve venir vigoroso y promisorio, tampoco hay que olvidar que las políticas públicas y privadas, hasta el momento, no han logrado reducir la pobreza extrema en este país, que oscila del 18% al 22% de la población, según los métodos de cálculo y las últimas estimaciones. Como la población actual suma unos 6,7 millones de habitantes, los que viven en la indigencia estarían entre 1.200.000 o 1.470.000 personas. Tomando como válida tan solo la estimación más baja, es bochornoso que un país mega-productor de alimentos, como es Paraguay, no haya encontrado todavía la forma de crear masivamente puestos de trabajo, también para mano de obra no calificada, de forma tal que esos centenares de miles de compatriotas en la miseria puedan comprar comida diariamente.

Tampoco nos olvidemos de que -aunque el crecimiento de la economía sea grande y aunque los estratos medios de mano de obra calificada hallen todos empleo suficiente- nuestra formación social adolece de graves desequilibrios medioambientales, sobre los que todavía hay que desarrollar masivamente educación cívica. No se los percibe como problema.

(*) RS&A

0 Comentarios