20 de septiembre
Miércoles
Calor
23°
36°
Jueves
Parcialmente nublado
19°
35°
Viernes
Mayormente despejado
18°
29°
Sábado
Nublado
17°
25°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
lunes 18 de julio de 2016, 01:00

“Paraguay es un país con todo por hacer”

El BBVA celebra hoy el 55 aniversario de su llegada al país. El presidente del banco recuerda cómo se dio el arribo y comenta los planes, así como su impresión sobre la actual situación económica.

Por Samuel Acosta

En TW: @acostasamu

Hoy se cumple el 55 aniversario de la llegada del BBVA al Paraguay y la fecha encuentra a esta entidad como una de las líderes del sistema financiero. Su presidente, Agustín Antón, habla de las nuevas líneas de negocios, los planes de modernización tecnológica de la banca y su visión sobre la situación económica del país para el segundo semestre del año.

–¿Cómo llega el BBVA?

–Llega como una sucursal del Banco Exterior de España para fomentar la relación y comercio bilateral entre ambos países. Una vez iniciadas las actividades del banco propiamente dichas, se transformó en un banco local de capital español. Así, en fecha 18 de julio de 1961, se instaló en Paraguay una sucursal del Banco Exterior de España. Más adelante se dispuso la transformación de la sucursal a una sociedad anónima paraguaya, y se constituye el Banco Exterior SA, en 1968. Allí comenzaron una serie de transformaciones y fusiones que dieron nacimiento a lo que hoy conocemos como BBVA o Banco Bilbao Vizcaya Argentaria Paraguay SA.

–¿Cómo se da su llegada al país y qué cosas le llamaron la atención?

–Mi llegada a Paraguay fue una sorpresa en todo sentido, muy positiva. Llevaba cinco años en Colombia muy a gusto con lo que hacía, pero la oportunidad de dirigir en un país como Paraguay siempre es atractiva, y la propuesta llegó en un buen momento profesional, después de muchos años en distintos países. Creo que es un puesto que reconoce la labor de 27 años de trayectoria corporativa en el grupo BBVA y es un poco la culminación de una larga carrera profesional.

Y, además, al llegar tuve que lidiar con un tema de salud con lo cual me hizo valorar aún más al país. Es un país de oportunidades con todo por hacer, con gente joven muy creativa, profesional, de mucha entrega, que hace la diferencia en determinar a un país de proyección inigualable.

–¿Qué nuevos proyectos o inversiones tiene para este año el banco planeados?, ¿alguno en especial por el mes aniversario?

–Estamos en plena implementación de un plan estratégico con horizonte a medio plazo. Las líneas básicas serían una mejor experiencia del cliente, centro de nuestro negocio, en una extendida cultura de calidad.

Una mejora de la oferta y experiencia digital, tanto en ventas como en servicios, haciendo hincapié en la multicanalidad, web y banca móvil. Igualmente en la profundización de la transaccionalidad con nuestros clientes empresariales y corporativos, y desarrollando más los segmentos de particulares y pymes.

–¿Cómo analizan desde el BBVA la situación de desaceleración económica que afecta a la región y de qué manera esto puede afectar al sistema financiero?

–En cuanto a nuestras previsiones para Paraguay, aunque la actividad económica comenzó el año con un bajo dinamismo, y en el primer trimestre el índice mensual de la actividad económica en Paraguay (Imaep) creció 1,3%, e indicadores de gasto mostraron resultados negativos, dicha actividad va a ir recuperándose en la segunda parte del año hasta alcanzar crecimientos superiores al 3,0% del PIB en 2016 y 2017.

La formación bruta de capital será el motor principal, y en el 2017 tendrá mayor incidencia por ejecución de los grandes proyectos de infraestructura. Este crecimiento estaría acompañado de equilibrios macroeconómicos, tanto en la inflación como en el déficit fiscal y de balanza de pagos.

–Respecto al déficit fiscal para este año, ¿qué pronóstico tienen?

–El déficit fiscal se ubicará alrededor del 2% del PIB en 2016. Hacia adelante estimamos una reducción paulatina del déficit, de manera que se cumpla el tope de la Ley de Transparencia y Responsabilidad Fiscal (1,5% del PIB).