6 de diciembre
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
28°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
domingo 10 de julio de 2016, 01:00

“Paraguay es muy peligroso; y la Policía, cuando se trata de dinero”

Mañana se presentará en Buenos Aires –publicó ayer Perfil.com– el hombre que dice haber dado la información precisa para la detención del hombre más buscado por la Justicia Argentina, Ibar Pérez Corradi. Se llama –según la nota– Marcelo Mancilla, vive en la zona de la Triple Frontera y de allí estará viajando al Río de la Plata para cobrar nada menos que 2 millones de dólares, que es la recompensa ofrecida por la cabeza del acusado de traficar efedrina y ser autor intelectual de un triple homicidio ocurrido en General Rodríguez, Argentina.

“Arrancó todo en enero, cuando vi la foto en los medios y me parecía haberlo visto”, asegura el próximo millonario, que trabaja en un bar nocturno de la ciudad de Puerto Iguazú, donde dice que lo vio una vez.

Luego de confirmar que se trataba del hombre a quien había visto en la televisión y de ponerse en contacto con los fiscales, comenzó el operativo. Cuenta Mancilla al periodista Emilia Delfino: “Yo hice de guía en Ciudad del Este. Vestíamos como los paraguayos, bermudón y gorra. Los gendarmes parecían paraguayos y hablaban guaraní. Teníamos informantes en el country, hicimos guardias durante unos diez, doce días”.

Ahondando en el operativo, el informante relata que eran tres gendarmes y él, pero no podían actuar en Paraguay. “Teníamos que localizar a Pérez Corradi y recién ahí ir a declarar a la Policía Nacional para que lo arrestaran. El 12 de febrero lo teníamos cercado. Nos presentamos en la delegación policial y comunicamos lo que estábamos haciendo. Hicieron un memo. Yo figuro como agente porque no podía decir que era informante”, detalló.

“Nos fuimos al hotel. Me llamó el oficial principal Vargas para que fuera a identificar a una persona en un restaurante adentro del country. Entré al lugar, fui hasta el baño, vi al hombre que ellos decían que era Pérez Corradi. Salí y les dije: “No es”. Pero se quedaron para identificarlo igual. El documento decía que era Marcelo Bottini. Lo demoraron cuatro minutos. Resultó ser un cantante de cumbia. Termina todo y aparece adentro del country un camarógrafo del canal Telefuturo. El policía Vargas le permite grabar el memo con nuestros nombres. Nos jugaron una maniobra”, apunta el entrevistado, refiriéndose a la recompensa.

“Al principio, los paraguayos no sabían de la recompensa. Cuando se enteraron, se dividieron en grupos a la cacería. Una vez que se revelaron nuestros nombres en la prensa ya no podíamos estar ahí. Paraguay es muy peligroso, y la policía es muy peligrosa cuando se trata de dinero”, reflexiona el hombre que reside en el lado argentino de la Triple Frontera.

Luego, Pérez Corradi se enteró de que lo estaban buscando y se mudó a Foz de Yguazú, Brasil, a fines de febrero y comienzos de marzo de este año, según cuenta.

“Supe que en el country (de Hernandarias) se quedaba los jueves para visitar a la novia. Ella (Gladys Brítez) se movía en un vehículo que costaba 40.000 dólares. Lo teníamos identificado. La mujer estaba embarazada. Manejaban mucha plata. Se decía que él vendía anabólicos al por mayor”, abunda Marcelo Mancilla en la nota, previa a su viaje.

Pérez Corradi fue extraditado el pasado martes 5 de julio a la Argentina, donde enfrenta cargos por lavado de dinero y triple homicidio.