2 de diciembre
Viernes
Poco nublado con tormentas
22°
34°
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
martes 26 de julio de 2016, 13:50

Paraguay condena asesinato de sacerdote en Francia

El Paraguay condena enérgicamente la toma rehenes y posterior asesinato de un sacerdote en la ciudad de Normandía, Francia. También hace un llamado para combatir a la violencia.

La Cancillería emitió un comunicado expresando el repudio enérgico del país por los últimos hechos de violencia ocurridos en la ciudad de Normandía, Francia.

"El Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno y pueblo de la República del Paraguay, transmite su pesar al Gobierno y pueblo de la República Francesa por la nueva muestra de violencia criminal que sufre esa nación amiga", señala el escrito.

Hace referencia a la toma de rehenes y posterior asesinato de un sacerdote de 84 años en la iglesia de Saint Etienne du Rouvray.

Al tiempo de condenar enérgicamente "el bárbaro atentado terrorista, el Paraguay también manifiesta sus condolencias a los allegados del religioso ,y hace nuevamente un llamado a la comunidad internacional para combatir la violencia irracional que socava los cimientos de la sociedad civilizada".

El presidente francés, François Hollande, aseguró que los dos autores del hecho eran "terroristas que reivindicaron pertenecer al Estado Islámico".

Los dos terroristas degollaron "en un asesinato cobarde" al sacerdote de la parroquia e hirieron a dos personas, una de las cuales se halla muy grave, señaló en una declaración a la prensa tras llegar al lugar de los hechos, en la periferia de su ciudad natal de Ruán.

De acuerdo con testigos citados por medios franceses, los dos asaltantes gritaron "Alahu akbar" ("Dios es el más grande") durante su ataque antes de ser abatidos por disparos de la Policía.

El cura asesinado, identificado como Jacques Hamel, tenía 84 años y trabajaba desde hacía diez en esa iglesia de Saint Etienne du Rouvray, donde era muy apreciado por los vecinos, según el vicario general de la archidiócesis de Ruán, Philippe Maheut.