22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
24°
33°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
jueves 11 de mayo de 2017, 11:37

Paraguarí: La cuna del "coraje" que inició la Independencia paraguaya

No todo se inició y terminó en aquella noche y madrugada del 14 y 15 de mayo de 1811. Paraguarí y Tacuarí fueron dos importantes sitios que sirvieron de escenario para potenciar el espíritu vencedor de un grupo de jóvenes que, meses después de una batalla victoriosa, logró la emancipación paraguaya del yugo español. Sucedió el 19 de enero del mismo año.
Por Kiara Coronel
Creación audiovisual: Ivonne Velázquez y Fabián Fleitas

Al conmemorar el heroico episodio de la Independencia paraguaya en el mes patrio, nos remontamos directamente a enero de 1811, dirigiendo los pasos hasta un pequeño montículo de árboles conocido como Cerro Porteño, ubicado en Paraguarí; un sitio que sirvió como "cuna del coraje" luego de una victoriosa batalla que mostró poder a las autoridades argentinas.

Un "miniobelisco" decora la zona boscosa del cerro en conmemoración de aquellos porteños que tomaron el recinto para acampar y preparar a más de 1.000 soldados enviados por la Provincia de Buenos Aires, con el fin de atacar al pueblo paraguayo y someterlo, una vez más, a su intención de separarlo del poder de España a fin de mantenerlo bajo su yugo.

El historiador Fabián Chamorro reveló un hecho no muy recordado cuando se habla de aquella Independencia que nos liberó del trono español, el cual también se encontraba, en esa época, enfrentando una crisis política, al mando del Fernando VII.

Embed


"La Independencia paraguaya tuvo dos antecedentes muy importantes que tienen que ver con la invasión porteña, es decir, de la Provincia de Buenos Aires, para subyugar la Provincia del Paraguay en el año 1811", inició comentando el experto.

Buenos Aires creó una junta el 25 de mayo del año 1810, en donde invitó a otras provincias a formar parte de la nucleación con la idea de "juntar mayor poder" y dominar, en un tiempo más, al Paraguay, teniendo como una de sus intenciones utilizar a soldados compatriotas en varios otros enfrentamientos.

Al inicio, las autoridades de Buenos Aires se mostraron "amigables" al hablar de la intención de conversar sobre la posibilidad de que el Paraguay deje de depender de España y sea gobernado por la provincia porteña. Sin embargo, ante la negativa de la tierra gobernada por Bernardo de Velasco, decidieron ingresar al territorio nacional por Paraguarí y se instalaron en el Cerro Porteño para ver "qué pasaba". Eran entre 800 y 1.200 soldados.

Oficialmente, Paraguay rechazó el deseo de Buenos Aires y, en ese momento, dio a conocer su intención de reconocer al Consejo de Regencia española, jurando fidelidad al rey, pero a la vez manteniendo la "fraternidad" con los porteños.

En ese momento se desata el conflicto. La tropa liderada por Manuel Belgrano ingresó al Paraguay por el territorio de Paraguarí y tomó la sede del Cerro Porteño, donde ubicó sus carpas. No contentos con instalarse en nuestro territorio, saquearon a la tropa nacional y robaron insumos y armamentos.

Se creó una Junta de Guerra ante los rumores de que podría ingresar un ejército de Portugal a nuestra tierra; sin embargo, en realidad, el ejército armado sirvió para luchar contra Buenos Aires. El grupo se instaló en la ciudad de Paraguarí, específicamente en una ex estancia de los jesuitas, un predio que ahora pertenece a la Gobernación local.

"Los porteños tomaron el lugar. La mitad del ejército de Buenos Aires quedó en Tacuarí y otro tuvo como base de operaciones el cerro en cuestión. Según estimaciones, al menos 800 hombres armaron sus carpas en el lugar para ver qué pasaba", relató Chamorro.

"Con respecto a la fecha en que se instalaron los de Buenos Aires en Paraguay, existen rumores que suponen que ocurrió entre el 13 y 15 de enero de 1811. Ni Belgrano ni Velasco tenían mucha experiencia en combates, lo cual denotó una serie de errores tácticos en ambos bandos", relató.

Paraguay contaba con al menos 6.000 hombres para la gran batalla. El ejército paraguayo era mayor en cuanto a hombres; sin embargo, el de los enemigos tenía mejores armas y sus soldados estaban mejor entrenados.

"Tardaron tres días en atacar. Belgrano no hizo intimación alguna siquiera para estudiar el campo de combate. Tras estos días, en la madrugada del 19 de enero de 1811 se animó a atacar", narró el historiador.

Los paraguayos, pese a la falta de entrenamiento, se dividieron en tres grupos; uno en el centro y otros dos en los costados. Los porteños atacaron y el grupo del medio fue sobrepasado. Cuando esto ocurrió, el líder del grupo, Velasco, escapó del lugar y abandonó a su tropa en pleno combate. Huyó hacia la zona de Cordilleras.

"Existió una desbandada y Velasco escapó del sitio, abandonando a su tropa en combate. Luego, tiempo después, se enteró que los paraguayos vencieron a los porteños. Si bien existió primero una desbandada, los soldados ubicados en los costados, estratégicamente, aplastaron a los soldados vecinos y consiguieron ganar", detalló.
El grupo estaba siendo liderado por Fulgencio Yegros, un joven de 28 años, el mayor de todos los que conformaban el grupo.

Tras el combate, Paraguay registró 60 bajas, entre muertos y heridos. Buenos Aires perdió a 12 hombres (murieron) y registró más de 100 prisioneros en territorio paraguayo.

"Para Paraguay significó mucho esta victoria, ya que los patriotas tomaron distancia de Velasco por su reacción en la batalla al escapar del combate. Esto logró que el gobernador perdiera liderazgo. Con ello los patriotas empezaron a tener autonomía. Recobraron la identidad, que ayudó a que la intimación al gobernador de la Provincia del Paraguay fuese una realidad el 14 y 15 de mayo de 1811", precisó.

La historia de la Independencia del Paraguay del poder español se inició entonces en aquella batalla del 19 de enero de 1811, donde los patriotas tomaron el coraje necesario para vencer a un enemigo externo, que encima hacía tiempo lo limitaba y ejercía presiones tributarias.

"Este es un antecedente fundamental. El terreno hoy pertenece a la familia Nicora, que cuida el lugar", remarcó el historiador.

APARECEN EN ESTA NOTA