25 de julio
Martes
Mayormente despejado
17°
33°
Miércoles
Despejado
16°
32°
Jueves
Despejado
16°
31°
Viernes
Despejado
17°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
jueves 16 de marzo de 2017, 01:00

Para el “¡Nunca más!” basta recordar

Por Rebeca González Garcete

rebecagonzalezg@gmail.com

“Yo te siento latir adentro de mi ser como aquellas cosas que siempre vuelven a florecer”, dice la canción que eligió Paz Encina para un momento de sus Ejercicios de memoria. Y así son los recuerdos, siempre florecen, no necesitan más riego que la nostalgia.

Nos cuenta ella los retazos que recogió y recibió para armar estas memorias... Para tejer un relato desde la infancia, ese “germen de todo”. A partir de allí se entretejen historias familiares entre una pareja y entre padres e hijos dentro de un régimen opresivo. Así, el desaparecido Agustín Goiburú revive en los recuerdos de su esposa y de sus hijos.

La película tiene una manera muy poética de sumergirnos en esa memoria. En el agua (unas hermosísimas tomas y secuencias en la inmensidad del río Paraná); en la selva (con esa fuerza subyugante, con sus claroscuros); en las fotografías (inquietantes y terroríficas, a veces, por ser testimonios reales de la persecución); en unos niños, con sus juegos, experiencias y cantos inocentes; en los silencios y sonidos de toda una naturaleza implacable, pero imparable. Porque sí, la vida sigue, pero sin un cierre cuando el desaparecido no “aparece”.

¿Vive o está muerto? Esa ausencia no resuelta se hace eterna y, por ende, se convierte en una viva presencia. “La incertidumbre es grande: uno piensa que está vivo todos los días o que lo matan todos los días”, reflexiona uno de los hijos de Goiburú. Desgarradora definición, muy acertada...

Finalmente, aunque Ejercicios de memoria pertenece al género documental, su belleza narrativa lo convierte en un poema. Uno que emociona en diferentes momentos y por diversos motivos, porque ya no es solamente la historia de una familia. Es la historia de un país, de un mundo que necesita recordar para gritar fuerte “¡Nunca más!”.

Calificación: ***** (Excelente).