24 de agosto
Jueves
Despejado
24°
36°
Viernes
Despejado
23°
34°
Sábado
Muy nublado
21°
35°
Domingo
Mayormente nublado
22°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 13 de mayo de 2017, 01:00

Para brasileños poco cambió con la destitución de Dilma

AFP

BRASILIA - BRASIL

Un Gobierno conservador, nuevas acusaciones de corrupción y un desempleo récord, pese a que se vislumbra el fin de la recesión. Para los brasileños, mucho y al mismo tiempo nada cambió desde que Dilma Rousseff fue sacada hace un año del poder.

“Dijeron que el problema era la presidenta. La sacaron del poder, colocaron a otro, pero no cambió nada”, afirma Gabriel, un joven empleado de bar de Río de Janeiro. El 12 de mayo de 2016 Rousseff, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), abandonó el palacio presidencial en Brasilia denunciando un “golpe institucional”. La presidenta, reelegida en 2014, fuera suspendida para ser juzgada por el Congreso, por presunta manipulación de las cuentas públicas.

Su vicepresidente Michel Temer asumió interinamente el comando del país y prometió cambiar radicalmente el rumbo político para recuperar la confianza de los mercados y sacar a Brasil de la peor recesión de su historia.

Un año después, 8 de cada 10 brasileños consideran que el mandatario hizo menos por Brasil de lo que esperaban, según una encuesta del Instituto Datafolha. Y apenas 9% aprueba su gestión.

presidente impopular. Vicepresidente desde 2011, Temer rompió con Rousseff antes de que ella fuera suspendida. Le reclamó primero haberlo tratado como un “vicepresidente decorativo” y poco después su partido, el PMDB, desembarcó de la coalición de gobierno.

La mandataria lo acusó de traición y de orquestar el impeachment para hacerse con el poder, condenándola por maniobras contables que todos sus antecesores habían practicado. La destitución definitiva se concretó el 31 de agosto de 2016, pero al asumir de forma interina Temer montó de cero un gabinete e inició reformas estructurales, con el objetivo de completar el mandato hasta el 31 de diciembre de 2018. “Estamos completando nuestro primer año de gobierno con la seguridad más absoluta de que estamos en el camino correcto”, dijo ayer el presidente, que aseguró estar poniendo el país “en orden”.