7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 30 de julio de 2016, 01:00

Papa pide a Dios que perdone tanta crueldad en Auschwitz

Sentado en un banquillo cerca de la puerta de entrada al campo de exterminio de Auschwitz en Polonia, el papa Francisco rezó silenciosamente ayer por las 1,5 millones de personas, la mayoría judíos, que murieron en las cámaras de gas durante la Segunda Guerra Mundial.

El tercer Pontífice que visita Auschwitz, y el primero que no vivió la guerra en Europa, entró andando al campo, pasando por las puertas de hierro bajo el tristemente célebre cartel de “Arbeit Macht Frei”: “El trabajo los hará libres” en alemán. Visiblemente conmovido ante la visión de las torres de vigilancia de madera, las cercas con alambres de púas y las barracas de los reclusos, se sentó para rezar en silencio por unos 15 minutos. Francisco dijo antes del viaje que decidió que no haría declaraciones, ya que el silencio era la mejor forma de rendir homenaje a los muertos.

Más tarde, pasó algunos minutos saludando en voz baja a 11 sobrevivientes de Auschwitz, a los que besó en ambas mejillas. Uno le entregó al Papa una fotografía en la que aparecía rodeado por otros prisioneros en un catre y le pidió que la firmara. El Pontífice de 79 años empezó a caminar entonces por los pasillos apenas iluminados del edificio de ladrillos del Bloque 11 de Auschwitz, que albergaba a prisioneros seleccionados para castigos especiales.

Acompañado por ayudantes que portaban pequeñas linternas para alumbrar su camino, Francisco visitó la celda subterránea donde murió el monje franciscano Maksymilian Kolbe después de ofrecer su vida para salvar a un polaco al que los encargados del campo habían seleccionado para que muriera de hambre. Justo en el exterior de la celda, el Papa escribió en castellano en el libro conmemorativo de Auschwitz: “Señor, ten piedad de tu pueblo. Señor, perdón por tanta crueldad”. Fuerzas de ocupación alemanas levantaron el campo de Auschwitz-Birkenau durante la Segunda Guerra Mundial en Oswiecim, un poblado ubicado a 70 kilómetros de la segunda ciudad más grande de Polonia, Cracovia. Entre 1940 y 1945, Auschwitz se convirtió en un gran complejo de barracas militares, talleres, cámaras de gas y un crematorio. Francisco, que condenó con dureza el antisemitismo con anterioridad, pasó junto a los hornos crematorios destruidos por los nazis antes de que el campo de concentración fuera liberado por el Ejército Rojo soviético en 1945. reuters