25 de julio
Martes
Mayormente despejado
17°
33°
Miércoles
Despejado
16°
32°
Jueves
Despejado
16°
31°
Viernes
Despejado
17°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 14 de marzo de 2017, 15:16

Panamá ofrece "abrazo solidario" a Guatemala por la muerte de 40 niñas quemadas

Panamá, 14 mar (EFE).- Varias organizaciones panameñas mostraron hoy su solidaridad con "el pueblo de Guatemala" por el incendio ocurrido la semana pasada en un albergue de menores, que provocó la muerte de 40 niñas.

"Este es un crimen cometido por el Estado de Guatemala. Vinimos aquí a extender un abrazo de solidaridad a nuestro país vecino y a pedirle a la embajadora guatemalteca que se investigue a fondo lo ocurrido", explicó a Efe la activista Sally Bardayán, una de las representantes de la asociación "El Kolectivo".

Los manifestantes, que no llegaban a la veintena, se plantaron a las puertas de la delegación guatemalteca en Panamá con una gran pancarta llena de mariposas de papel con el nombre de las 40 víctimas mortales.

Los activistas también portaban carteles en los que se podían leer frases como "Ni violadas, ni encerradas, ni quemadas: las queremos vivas" y "Panamá no los olvidará".

"Esto no puede quedar impune. Fue una negligencia del Estado y algo que pasa a cada rato en Centroamérica", añadió Bardayán.

El pasado 8 de marzo, según los primeros indicios, las 40 jóvenes fallecidas y las otras 12 que permanecen ingresadas se encontraban encerradas bajo llave en una pequeña aula del hogar Virgen de la Asunción y supuestamente originaron un fuego para protestar por las violaciones y agresiones que sufrían.

En la noche del lunes fueron detenidos tres funcionarios del Gobierno de Guatemala que eran responsables del albergue cuando se desató el incendio, entre ellos el director del centro.

"Conocemos el dolor, hemos vivido la tragedia. El Estado es el culpable porque es el responsable de cuidar de estos niños", dijo, por su parte, Alfredo Belda, otro miembro de "El Kolectivo", en referencia a la muerte en enero de 2011 de cinco menores en un incendio provocado por bombas lacrimógenas en un centro de cumplimiento de Tocumen, a las afueras de la capital panameña.

El presidente guatemalteco, Jimmy Morales, asumió la responsabilidad del Estado por la tragedia y pidió apoyo a las autoridades federales de Estados Unidos para investigar las causas del siniestro.