16 de agosto
Miércoles
Mayormente nublado
13°
27°
Jueves
Despejado
16°
27°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
28°
Sábado
Tormentas
16°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 10 de abril de 2017, 18:36

Panamá busca "alternativas" para que los cubanos estén en albergues "dignos"

Panamá, 10 abr (EFE).- El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, afirmó hoy que busca "alternativas" para que los cubanos varados en el país puedan permanecer en "albergues dignos", una condición que, dijo, en este momento no puede garantizar la Pastoral Social Cáritas en un hospedaje en la capital panameña.

"Las condiciones en Cáritas no son adecuadas (...) no son las mejores y ya llevan (los migrantes cubanos) mucho tiempo viviendo ahí (...) en la mitad de un barrio residencial", declaró Varela a periodistas.

Añadió que el Ejecutivo que preside quiere darle a los migrantes cubanos, que han quedado varados en Panamá tras el cambio de la política migratoria estadounidense hacia Cuba, "una alternativa a Cáritas, y mañana" hablará del asunto "con los obispos", incluido el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa.

El Consejo de Seguridad debatirá el asunto este mismo lunes en busca de "una solución a los cubanos que están (varados) en la frontera (con Costa Rica) y los que están Cáritas", informó el mandatario.

La semana pasada Varela dijo que daba un plazo de 30 días a Cáritas para que pusiera fin al alojamiento humanitario de los cubanos, que a inicios de marzo pasado sumaban casi 500 repartidos en las fronteras con Colombia y Costa Rica, y en la capital panameña.

"Si se van a quedar en el país más tiempo esperando algunas cosas, deben estar en un albergue más digno, y ese fue mi mensaje", dijo este lunes el presidente panameño.

Tras el fin en enero pasado de la política estadounidense "pies secos/pies mojados", que daba beneficios migratorios a los cubanos, las autoridades de Panamá indicaron que los isleños serían tratados como cualquier migrante ilegal y que si querían permanecer en el país debían acogerse a algún estatus migratorio.

Panamá recibió en 2016 más de 27.000 migrantes irregulares, muchos de ellos cubanos, aunque también haitianos, africanos y asiáticos, que entraron por la selva del Darién, frontera natural con Colombia, en su tránsito hacia EE.UU.

El albergue de Cáritas en la capital alojaba a inicios de marzo pasado unos 383 cubanos.

El secretario ejecutivo de la Pastoral, Víctor Berrío, dijo la semana pasada que seguirían atendiendo a los cubanos en la capital pese al plazo de un mes para cerrarlo establecido por Varela.

Cuba y Panamá firmaron en marzo pasado un acuerdo para garantizar un flujo migratorio "regular, ordenado y seguro" que permitirá la deportación de los isleños que están irregularmente en el país centroamericano.