27 de abril
Jueves
Despejado
22°
Viernes
Despejado
23°
Sábado
Despejado
12°
24°
Domingo
Mayormente nublado
15°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 2 de febrero de 2017, 16:55

Palomo Spain cierra la Semana de la Moda de Hombres con una vocación rompedora

Nueva York, 2 feb (EFE).- La Gran Manzana cerró hoy su cuarta edición de la Semana de la Moda para Hombres con una quincena de desfiles, entre los que destaca la propuesta rompedora y desenfadada de la nueva firma española Palomo Spain.

El diseñador cordobés Alejandro Gómez Palomo, de 25 años, se estrenó hoy en la pasarela de Nueva York con su tercera colección, "Objeto Sexual", que rompió todos los moldes por su carácter afeminado y sensual, pese a estar diseñado para el género masculino.

En los más de 35 modelos que presentó dominaron los volantes con volumen, los tejidos metalizados, los estampados animales, y materiales tan distintos como el terciopelo, el látex o el satén, así como colores fuertes, como el rosa fucsia, el morado y el rojo.

También dejó sitio Palomo Spain para las clásicas rayas diplomáticas y tejidos pata de gallo además de los lunares típicos del sur de España, de donde es original el diseñador, pero siempre combinados con amplios vuelos.

El blanco y los tejidos transparentes adquirieron asimismo un papel destacado en diseños cortos y sensuales combinados con altas botas, plumas, corsés y ligueros.

Para el calzado, Palomo Spain apostó por altos tacones en prácticamente todos sus modelos, desde botas altas por encima de la rodilla hasta unos sencillos zuecos, aunque también conjuntó algunos de sus diseños con las clásicas deportivas Converse All Star.

De los diseñadores consagrados que desfilaron en esta edición de la Semana de la Moda de Nueva York para hombres, Ralph Lauren se decantó por elegantes piezas entalladas que resaltan la figura del hombre y telas poco convencionales como el cachemir y la pana.

Hugo Boss, por su parte, ofreció tanto ropa deportiva y estilismos diarios como trajes, abrigos y gabardinas con una clara influencia náutica.

La atención de los medios se centró especialmente en el belga Raf Simons, uno de los diseñadores más influyentes a nivel mundial, que se estrenó el pasado año como director creativo de Calvin Klein y presentó este miércoles por primera vez su propia colección, de estilo informal y dedicada al hombre moderno de la Gran Manzana.

Muchos de los desfiles adquirieron una dimensión política al usar el lenguaje de la moda para rebelarse contra las medidas migratorias del presidente de EE.UU., Donald Trump, mediante signos de protesta y otros gestos simbólicos que resaltaron el carácter reivindicador de este evento.

Firmas emergentes como Private Policy y Robert James hicieron desfilar a sus modelos con pancartas en las que se leía "Los refugiados son bienvenidos" con la frente y mejillas pintadas con palabras como "Terrorista", "Hecho en una ciudad santuario" y "Puentes, no muros".

India, Mongolia, China y Sudán fueron algunos de los países que estuvieron representados en esta Semana de la Moda, con lo que los participantes trataron de demostrar que el mundo de la moda también apuesta por la diversidad étnica y la pluralidad.

Asimismo, el desfile de Krammer&Stoudt tuvo un fuerte trasfondo social, ya que presentó una propuesta inspirada en los jóvenes sin hogar de la subcultura "punk".

Mención aparte diseñadores latinoamericanos como los mexicanos Ricardo Seco y Garcíavelez o el hondureño Carlos Campos, que poco a poco se van haciendo un hueco en el circuito de la moda masculina mundial con propuestas juveniles inspiradas en sus orígenes.

Seco llevó a la pasarela su visión del inmigrante, con la intención de mostrar cómo deben ser las relaciones entre su país y Estados Unidos.

Así, utilizó símbolos y colores que representan a ambos países, piezas acentuadas con el verde, azul, rojo y blanco de sus banderas y la emblemática águila de la bandera mexicana, que es también símbolo oficial estadounidense.

Por otro lado, Buzz Aldrin, quien pisó la Luna junto a Neil Armstrong en la misión Apolo XI, se convirtió en el primer astronauta estadounidense que desfiló en la pasarela neoyorquina, con un conjunto plateado de inspiración futurista de Nick Graham.

En conjunto, el evento superó las expectativas al adquirir un carácter propio, rebelde y rompedor, y alejarse de la rigidez y la imagen de mera antesala de la gran pasarela femenina, que arrancará el próximo 9 de febrero.

Khrystyna Kinson y Helen Cook