18 de enero
Miércoles
Mayormente despejado
22°
36°
Jueves
Despejado
23°
36°
Viernes
Despejado
24°
36°
Sábado
Parcialmente nublado
24°
36°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 27 de octubre de 2016, 07:05

Pakistán condena la expulsión de un diplomático y acusa a India de una campaña mediática

Islamabad/Nueva Delhi, 27 oct (EFE).- Pakistán condenó hoy la detención temporal y declaración de persona non grata de un diplomático paquistaní acusado de espionaje en la India al que Delhi ha dado dos días para abandonar el país, y acusó al vecino país de "orquestar" una campaña mediática negativa alrededor del suceso.

"Rechazamos las alegaciones y deploramos las acciones indias que suponen una violación de la Convención de Viena y de las normas diplomáticas, especialmente en una atmósfera viciada como la actual", expresó el Ministerio de Exteriores paquistaní en un comunicado.

"La acción india ha estado acompañada de una campaña mediática extremadamente negativa", indicó la nota, en alusión a la cobertura del asunto por los medios indios.

El Ministerio de Exteriores paquistaní señaló que la India ha dado dos días al diplomático paquistaní Mehmood Akhtar para dejar el país tras detenerlo junto con los indios Ramzan Khan y Subhash Jangir por espionaje.

De acuerdo con la Policía de Delhi, Akhtar actuaba como el "cerebro de las operaciones de reclutamiento" en la India de los Servicios de Inteligencia paquistaníes (ISI), y los indios obtenían información sobre las tropas de frontera y los despliegues del Ejército y los pasaba a la Embajada paquistaní en Delhi.

El diplomático fue puesto en libertad en tres horas y recibió de plazo hasta el sábado para salir de la India.

Previamente, el embajador paquistaní en la India, Abdul Basit, calificó el arresto de "acoso" y "pidió al Gobierno de la India que garantice que este tipo de acoso no ocurra en el futuro" en una reunión con el secretario de Exteriores indio, S. Jaishankar, quien le convocó para informarle de la decisión sobre Akhtar.

El Ministerio de Exteriores paquistaní consideró que se trata de un intento por parte de la India para desviar la atención de las violaciones de los derechos humanos que, en su opinión, se cometen en la Cachemira india.

La tensión entre India y Pakistán, históricamente enfrentados por la soberanía de la región de Cachemira, volvió a dispararse el pasado mes de septiembre tras la muerte de 19 soldados en suelo indio por el ataque de un grupo insurgente paquistaní.

El Ejército indio respondió entonces con supuestos ataques "quirúrgicos" contra supuestos pasos de terroristas en la Línea de Control (LoC), frontera de facto entre los dos países, donde ha aumentado la intensidad del intercambio de disparos.