11 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
jueves 1 de diciembre de 2016, 01:00

¿Otros gobiernos en el Paraguay?

Lo he preguntado y las respuestas han sido variadas. Desde el sí categórico global de que “la ANR se cree que es el Estado” hasta otros difuminados y parciales que hablan del narcotráfico, la soja, los ganaderos, bancos, multinacionales a los que añaden el título de “gobierno”. Con palabras populares el pueblo los llama la patria sojera, o ganadera o narcotraficante.

Propiamente, debiera de existir solamente un gobierno democrático que, desgraciadamente, es de baja calidad, porque no cumple las tres condiciones que expresa la Constitución Nacional, de ser representativo, participativo y pluralista.

También por estar enfermo de corrupción. No es representativo, porque toma decisiones contra lo que prometió o lo que el pueblo exigió para elegirlo.

No es participativo, porque niega los canales de participación efectiva del pueblo, además del votar. No es pluralista, porque el fanatismo de colores impide alianzas verdaderas por el bien del Paraguay.

Y en cuanto al virus de la corrupción, parece ser el único modo de gobernar.

Realmente da pena descubrir el bajo nivel de democracia que tenemos. El objetivo es tomar el poder total o parcelas de él, olvidándose los partidos o movimientos organizados o grupitos que el fin de todos ellos es el bien común del Paraguay y no el enriquecimiento de cada partido grande o grupúsculo pequeño.

Y en este descreimiento hacia el Gobierno nacional, aprovechándose de su corrupción y poca valía, porque no agrupa a los mejores y más honestos, hay quienes copan el poder o parte de él.

Otra consecuencia es que una verdadera oposición no existe. Todo es confuso. Y así no avanzamos y nos quedamos en la cola de América Latina.

No deseo que nadie se moleste por lo escrito, sino todo lo contrario.

Nadie ayuda más que el que da esperanza. La gobernabilidad del Paraguay es problemática, pero solucionarla está en nuestras manos. Y esto ikatu.