21 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 28 de junio de 2017, 01:00

Otro ciberataque global afecta a instituciones y empresas

AFP, EFE y REUTERS

MOSCÚ - RUSIA

Una ola de ciberataques golpeó ayer de forma simultánea a grandes empresas y servicios públicos en Ucrania y Rusia, y se propagó a multinacionales de otros países, recordando el modus operandi de los ataques extorsivos de mayo.

El ataque, que comenzó contra empresas ucranianas y la petrolera rusa Rosneft, afectó luego en Europa a otras compañías mundiales como el transportista marítimo danés Maersk, el grupo británico de publicidad WPP, según fuentes de esas empresas.

El laboratorio farmacéutico Merck anunció poco después que su sistema informático mundial también había sufrido el ataque, convirtiéndose en la primera víctima conocida en Estados Unidos.

El virus "se propaga en el mundo entero, un gran número de países se vieron afectados", avisó en Twitter Costin Raiu, investigador de la empresa de seguridad informática rusa Kaspersky.

pedido de rescate. Todavía no se ha establecido ningún vínculo oficial entre esos diferentes ataques, pero, según varias empresas afectadas, una petición de rescate de 300 dólares aparecía en la pantalla de los ordenadores.

"Nuestro análisis preliminar sugiere que no se trata de una variante del ransomware Petya, como sugerido previamente, sino de un nuevo ransomware, que nunca se había visto hasta la fecha. Por eso lo hemos apodado NotPetya", explicó Kaspersky.

Los ramsomware son programas malintencionados que cifran los archivos informáticos y fuerzan a sus usuarios a pagar una suma de dinero, a menudo en forma de moneda virtual, para poder recuperar su uso.

Según la empresa de seguridad informática Group-IB, "unas 80 compañías fueron blanco" de esta ofensiva en Rusia y Ucrania. Entre ellas, Rosneft y grandes bancos ucranianos, y también la estadounidense Mars, la alemana Nivea o la francesa Auchan, así como estructuras gubernamentales ucranianas.

El 12 de mayo, otro ransomware, el virus Wannacry, afectó a cientos de miles de ordenadores en el mundo entero, y paralizó los servicios de salud británicos, así como las fábricas del fabricante automovilístico francés Renault. Sus autores reclamaban un rescate para desbloquear los aparatos.

El editor estadounidense de antivirus Symantec atribuyó aquel ciberataque al grupo de piratas informáticos Lazarus, sospechoso de actuar en connivencia con Corea del Norte.