18 de enero
Miércoles
Parcialmente nublado
22°
35°
Jueves
Despejado
23°
36°
Viernes
Despejado
24°
36°
Sábado
Parcialmente nublado
24°
36°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
sábado 6 de agosto de 2016, 01:00

Otro asesinato de la narcopolítica

Por Andrés Colmán Gutiérrez – Twitter: @andrescolman
Por Andrés Colmán Gutiérrez

Respondía con largos silencios, intimidado por la grabadora. Era una siesta calcinante, no había nadie en las fronterizas calles de Bella Vista Norte, Amambay, a 471 kilómetros de Asunción, pero en su solitario despacho municipal, el intendente Miguel Louteiro Echeverría (ANR) respiraba miedo y contestaba con largos silencios.

Fue a mediados de agosto del 2011. Habíamos llegado hasta allí investigando a "los nuevos estancieros de Antebi Cué": políticos colorados y liberales, capos narcos y empresarios regionales, entre ellos el famoso ex diputado Magdaleno Silva, que se habían adueñado ilegalmente de gran parte de las 220.000 hectáreas expropiadas al empresario Roberto Antebi en 1995, para ser destinadas a la reforma agraria en Amambay y Concepción.

Entre sus largos silencios, Louteiro explicó su miedo ante la grabadora, y así se publicó en las páginas de ÚH: "Yo prefiero no meterme. Hay gente muy poderosa, gente de Ponta Porá. Aquí rige la ley de la frontera, ya hubo muertes. Yo no quiero andar como el senador por Amambay, Robert Acevedo, que tras un atentado contra su vida tiene que moverse con varios guardaespaldas. ¿De qué sirve que te consideren el mártir de Antebi Cué? No vale la pena...".

Después Louteiro me pidió que apague la grabadora, me hizo prometer que no pondría en boca suya nada de lo que me iba a contar, y empezó a revelar quiénes realmente manejaban el negocio. "La narcopolítica se está adueñando de todo", repetía.

Desde entonces nunca más nos vimos, hasta que un día me llamó por teléfono. Era mayo del 2015, acababan de asesinar a balazos en Yby Yaú al caudillo colorado y gran señor feudal norteño Magdaleno Silva. Sin dar muchas más pistas, Louteiro me dijo: "Averiguá un poco, parece que la muerte de Magdaleno tiene que ver con lo que pasa en Antebi Cué...".

Las averiguaciones apuntaban a lo mismo que ya habíamos detectado durante nuestro trabajo en la zona, años atrás: narcotráfico, intenso y creciente narcotráfico. Las "estancias" en las tierras robadas a la reforma agraria eran usadas para pistas clandestinas donde bajaban y volvían a subir avionetas con cargas de cocaína.

Ayer, el intendente Miguel Louteiro fue asesinado a balazos en Santa Ana, junto con su secretario Celso Carballo, cuando verificaban las obras de un puente vecinal.

La narcopolítica sigue desangrando al país.

Hay quienes dicen que ya tenemos que acostumbrarnos.

Hay quienes nos negamos a hacerlo.